Devocional Diario: Hoy Comprenderé que el pecado tiene Consecuencias

El pecado sí tiene consecuencias. De hecho, si piensas en las formas en las que otros te han hecho mal, lo que permanece contigo no es tanto lo que hicieron, sino lo que eso te ocasionó, la consecuencia que tuvo en tu vida. Una vez que alguien peca contra nosotros gravemente, sucede algo curioso: el mal proceder de esa persona llega a ser más prominente en el panorama de nuestra relación que lo que él o ella es.

Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. — Romanos 6:23

Perdemos de vista al individuo porque el pecado cobra enorme importancia en nuestra vida. Lo que no podemos “superar” o “dejar atrás” bloquea nuestra relación.

El pecado siempre termina en muerte, no siempre en un final físico de la vida de alguien, sino en una interrupción de la relación con las personas contra las que hemos pecado y un final a la vida futura que habríamos disfrutado si no hubiéramos pecado (Romanos 6:23).

La muerte como la Biblia la define, es una pérdida de la relación y una pérdida del futuro.

Lo puedes ver de esta manera: Una de las leyes espirituales que gobierna en la dinámica de la vida es que el pecado trae como resultado la muerte. No puedes tener una relación con una persona y, a la vez, con el pecado de esa persona contra ti. Sus acciones o sus palabras llegan a ser el punto central de tu atención.

Si te aferras a su pecado, tienes que olvidarte de la relación. Como Adán y Eva optaron por ignorar las instrucciones de Dios, el pecado entró al mundo y la muerte vino junto con el pecado. A partir de ese momento, la muerte se extendió a todas las personas porque ellas (y nosotros)  continuaron tomando el mismo tipo de decisiones terribles como Adán y Eva. (Romanos 5:12)

¿Puedes pensar en algo que alguien te hizo o te dijo hace varios años que probablemente el individuo ya olvidó pero que a ti todavía te causa un profundo dolor?

Las palabras o los hechos de esa persona probablemente no dejaron una impresión duradera. El comportamiento tampoco afectó al resto del mundo. Principalmente cayó encima de ti, y se te está haciendo difícil  quitarte de encima las consecuencias personales de ese pecado. Casi es imposible separar lo que la persona hizo de lo que te hizo a ti. Tu florero se quebró cuando lo quebraron.

Publicidad

¿Por qué es difícil continuar una relación con las personas que nos han traicionado o han quebrantado la relación?

¿Puedes ver cuál era el dilema de Dios?

Los pecados cometidos contra otras personas también tienen una consecuencia en la persona que cometió los pecados, aún cuando es posible que no estén concientes de esa consecuencia. Tan seguramente como el pecado afecta a otros con sus consecuencias mortales, así también trae consecuencias eternas en la vida del pecador.

Cada cosa mala que hemos hecho, aunque fue hecha a otras personas y no a nosotros mismos, básicamente ha sido una ofensa contra Dios.
Cada error asesta un golpe que corta e ignora los límites que Dios ha puesto para Su creación. (Salmo 51:4)

Por esta razón, en tu relación con Dios, tú estabas “muerto” en tus “delitos y pecados” (Efesios 2:1). En otras palabras, tú fuiste separado de tu unión con el Señor, “excluidos de la vida de Dios” (Efesios 4:18). Habías perdido el derecho a una futura vida (eterna) con Él. (Lee Efesios 2:12).

Con el fin de restaurar lo que las personas habían eliminado, Dios tuvo que eliminar la causa de toda la devastación; tuvo que deshacerse de nuestro pecado.

Aunque no estemos físicamente muertos, hemos llevado una vida apartados espiritualmente de la presencia del Señor. Adán y Eva tuvieron que dejar su lugar en el jardín perfecto. Acabaron por esconderse de Dios, en lugar de estar relacionándose y comunicándose íntimamente con Él como lo habían hecho antes de su pecado . Así también nosotros hemos vivido la vida lejos de la presencia y de los planes de Dios.

El pecado y la muerte arruinaron todo lo que Dios había querido que disfrutáramos con Él. Con el fin de restaurar lo que las personas habían eliminado, Dios tuvo que eliminar la causa de toda la devastación; tuvo que deshacerse de nuestro pecado.

Gracias Dios por enseñarme hoy las consecuencias del pecado para vivir en otra dimensión. Amén.

Dr. Daniel A. Brown.
Disfrute tu diario vivir.

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*