Con el Chaleco Puesto – Reflexión

El día de ayer estuve en un viaje a la playa que realizo mi iglesia con motivos de recolectar fondos para el campamento de jóvenes, al mismo asistieron algunos amigos míos con los que pase un día agradable.

Hubo un momento que uno de ellos me presto un chaleco salvavidas ya que no soy muy buen nadador, al ponérmelo entre al agua y comencé a flotar, pero a pesar de tener el chaleco puesto me devolví a la orilla donde mis pies tocaran el fondo, unos minutos después me dije a mi mismo “no hago nada con este chaleco mejor me lo quito”, y precisamente eso hice y durante todo el resto del día no volví a ponérmelo, y e ocasiones quería ir mas profundo pero ya no tenia un chaleco que me protegiese así que obligatoriamente tuve que quedarme en el orilla.

¿qué les parece si relacionamos el chaleco con la fe?  

1  En ocasiones tenemos el chaleco de la fe pero estamos  acostumbrados a vivir por vista, y no aguantamos el hecho de caminar sin fijarnos en el entorno en el que estamos mas que en lo que Dios nos ha dicho, eso me paso con el chaleco estaba flotando pero el hecho de no saber lo que había debajo me desespero.

Publicidad

2  No se trata de poder flotar sino de que preferimos caminar, me gusta que pedro siendo pescador de toda su vida, imagino que era muy buen nadador sin embargo camina por encima de las aguas aunque se hundiera, y pienso que el sabia que a Dios se le busca fuera de tus propios limites, y muchas veces en el momento que Dios nos llama queremos llegar a el de la manera en que estamos a costumbrados a hacer las cosas, de la forma que sabemos, y solo logramos ver el llamado de lejos por que no nos atrevemos a flotar preferimos tener los pies sobre la tierra, y esto se debe a que no hemos aprendido a dejar que Dios tenga el control, ya que cuando estas en una situación en la que nunca has estado solo Dios puede ayudarte y a eso es a lo que le tememos.

3 Lo único que te hará vivir por fe toda tu vida es usar la fe TODA TU VIDA, a menudo cuando nos creemos los suficiente como para que las cosas sucedan, comenzamos a  menguar y menguar hasta que nos preguntamos “¿que hago yo con este nuevo proyecto, familia, ministerio, estudios? si al final siempre las cosas me salen mal y tengo que volver a comenzar” y ahí es donde poco a poco nos quitamos el chaleco de la fe y llega el momento donde nos condenamos a vivir en la orilla para siempre, y en los momentos donde queramos volver a entrar nos encontraremos de que ya ha desaparecido de nosotros esa capacidad tan pura que es la de #CONFIARENDIOS, y seguiremos teniendo sueños anhelos, deseos pero nos faltara el motor para realizar todo eso.

Nunca te quites el chaleco úsalo, te pude salvar la vida.

 2 Corintios 5:7 “porque por fe andamos, no por vista”

 Daury Nova

www.yosoydinamico.com

Publicidad

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*