Contáctanos: info@cristojuvenil.com

¿A quién acudes?

Aunque muchos tienen la buena intención de ayudar cuando dan algún consejo, hay que considerar que es mejor estar seguros de que lo que recibimos es conforme a los pensamientos de Dios.

El autor de Hechos 17:11 (NTV) resaltó la actitud de la gente que escuchaba a Pablo y Silas: “Los de Berea tenían una mentalidad más abierta que los de Tesalónica y escucharon con entusiasmo el mensaje de Pablo. Día tras día examinaban las Escrituras para ver si Pablo y Silas enseñaban la verdad.” Así mismo debemos actuar, comprobando todo con la Palabra.

Si pasamos por dificultades económicas, problemas en el matrimonio, rebeldía con los hijos, adicciones, decisiones importantes, noviazgo, absolutamente para todo tenemos las Escrituras como guía de vida.

Proverbios 11:14 (LBLA) dice: “Donde no hay buen consejo, el pueblo cae, pero en la abundancia de consejeros está la victoria.” Consideremos que dice “buen consejo” ¿Quién lo da? Alguien temeroso de Dios y que tiene la Palabra como fuente de sabiduría.

No se trata de desconfiar de quienes nos quieren apoyar con su consejo sino de ser precavidos, y de confiar en la Biblia, pues 2 Timoteo 3:16 (TLA) dice: “Todo lo que está escrito en la Biblia es el mensaje de Dios, y es útil para enseñar a la gente, para ayudarla y corregirla, y para mostrarle cómo debe vivir.”

Cuando necesites de dirección, busca ayuda, consejo; sin embargo, comprueba que sea de acuerdo a lo que Dios insta en su Palabra.

¿A quién acudes para pedir consejo?

Fuente

Leer más

Mic kid y Manny Montes presentan su nuevo sencillo “Ya No Estoy Perdido

Quito, Ecuador – El cantante ecuatoriano Mic kid y el portorriqueño Manny Montes, lanzan su nuevo sencillo con video musical, “Pienso en ti”, un tema realizado con el propósito de restaurar y rescatar la vida de jóvenes que por situaciones negativas han abandonado sus sueños y propósito de vida, recordándoles que al meditar en Dios y su palabra cobrarán las fuerzas y el ánimo necesario para vencer cualquier obstáculo.

En este nuevo sencillo y video musical nos presentan dos historias combinadas que plasman perfectamente el mensaje de la canción. Se trata de un joven adolescente quien se encuentra en las calles de Quito consumiendo droga y planea su suicidio, es en ese momento en que una joven cristiana le habla de Dios y lo detiene, después le enseña a leer las sagradas escrituras y lo guía en su crecimiento espiritual sin saber que ese mismo joven sería herido al borde de la muerte, por intentar ayudar a la joven quien sería víctima de robo.

Al mismo tiempo el video muestra otra historia de una joven patinadora artística sobre hielo quien cae en la pista de manera estrepitosa por consumir droga en los entrenamientos, tras la caída su familia y amigos se reúnen para darle el amor necesario y conjuntamente con las oraciones de todos la animan a levantarse nuevamente y romper con su adicción para volver a las pistas de manera limpia. Ambas historias tienen un final similar en el cual los protagonistas se reconcilian con Dios, rompen con sus vicios y celebran una vida de libertad y restauración.

Leer más

ESTRENO: Trapstorno Remix 2.0 Santiago (Vídeo Oficial)

CristoJuvenil.Com junto a Balac Record Music presentan el remix 2.0 del tema Trapstorno de Redimi2 junto a Natan el Profeta, Rubisnky Rbk y Philippe.

Con una representación de Santiago, RD de los ministerios Clerigo RMS, AlvinMix, Ricky Webber, Bangeniguen, Sharon Corniel y Brayan Booz.


Descargar MP3

Leer más

ESTRENO MUNDIAL: Madiel Lara – Link

Madiel Lara conocido por la fluidez que interpreta sus canciones en el genero de trap cristiano, en esta ocasión nos presenta una propuesta diferente en reggaeton de su tema más reciente “Link”

Leer más

Hillsong Worship presenta nuevo álbum de alabanza “There Is More”

El nuevo proyecto de Hillsong Worship ya está disponible en diferentes plataformas digitales como un recurso del cuerpo de Cristo a través de canciones frescas de adoración. Se trata del lanzamiento mundial del 26° álbum de alabanza y adoración en vivo llamado There Is More.

Contiene 17 canciones llenas de una verdadera adoración a Dios que lleva al pueblo cristiano a intimidad con el Padre. Contiene música nueva y original de Hillsong Worship, incluyendo el sencillo principal «Who You Say I Am», una versión dirigida en vivo por Taya Smith de «So Will I (100 Billion X)», y nuevas adoraciones como «New Wine»

Según La cantautora de Hillsong Worship, Brooke Ligertwood, las canciones de la iglesia son “la mejor música pop”, manifestó que «Hay más situaciones en riesgo de lo que nos atrevemos a dar cuenta: almas, comunidades, familias, naciones. Nuestra libertad personal es para el avivamiento corporativo. Hay más de Dios y más para Dios y de Su amor de lo que posiblemente podamos concebir».

Ligertwood cree que la música pop produce que todos pueden conectarse y participar, de la misma manera ocurre con este género y la adoración. Agrega que esta música es idea para encontrar un punto de  conexión en esas letras que te elevan, te conecta con Dios y te ayuda en tu propio viaje.

Cabe destacar que la cantante de Hillsong Worship ganó recientemente un premio Grammy por Mejor interpretación / canción de música cristiana contemporánea por “What A Beautiful Name”.

Hillsong Worship es la expresión congregacional de adoración de Hillsong Church, una iglesia local con influencia global. Este equipo de adoración tiene el compromiso de recurrir continuamente al Cuerpo de Cristo con nuevas canciones de adoración y una profunda pasión por ver a las personas conectarse con el Dios vivo de una manera real y personal.

There Is More ahora está disponible en iTunes mundialmente y puedes encontrar las Secuencias Originales, partes de instrumentos en RehearsalMix, y Cifrados en Secuencias.com

Por Andreina Fersaca

Leer más

Banda uruguaya Alternativa presenta “Te Encontré“ junto a Musiko

La banda uruguaya Alternativa se complace en presentar “Te Encontré“, el primer sencillo desde la que será su décima producción discográfica.

Alternativa, agrupación radicada desde hace algunos años en Guatemala, anunció que su nuevo álbum será lanzado en agosto del presente año 2018.

“Es una bendición para nosotros presentarte nuestra nueva canción y videoclip oficial junto a nuestro amigo Billy Músiko Pérez”, indicó Nico Armada, líder de la banda.

Innovando con sus estilos muy variados, Alternativa invitó a su gran amigo Músiko para otorgarle al tema el toque latino/puertorriqueño que él bien sabe dar.

Sitio oficial BandaAlternativa.com. Síguelos en Twitter.com/TuAlterna y Facebook.com/BandaAlternativaOficial.

Leer más

Nancy Amancio recibió Botón Dorado por su canal de YouTube

La adoradora cristiana Nancy Amancio recibió del equipo de YouTube un reconocimiento denominado “Botón Dorado” por haber alcanzado más de 100 mil suscriptores en su canal Nancy Amancio Music.

A través de sus redes sociales, la cantante manifestó su agradecimiento por el premio obtenido y anunció que esta semana compartirá una nueva producción audiovisual llamada “Mujer de Destino”, invitó al pueblo cristiano a suscribirse en su canal de YouTube y disfrutar de esta sorpresa que asegura será de bendición para los hijos de Dios.

Amancio recalcó la gran bendición que ha recibido durante los 9 años que le está sirviendo al Señor en el Centro Mundial de Restauración Familiar. “Gracias por permitirme rodear mi casa como Leona Parida e impartir sobre mis tres hombres, mi esposo y mis dos hijos. Toda esta celebración a Dios en gratitud adoramos y exaltamos Su Nombre”, fue lo publicado por la adoradora  a través de instagram y facebook.

Nancy Amancio es reconocida a nivel mundial por sus hermosas canciones de adoración al Rey de Reyes, su versatilidad la ha llevado a cruzar fronteras predicando sobre el amor de Dios. Sus canciones incluyen ritmos como baladas pop, fusión de flamenco, música latina, rancheras, boleros, baladas y fusión latina que son escuchadas en muchas ciudades del mundo entero.

Amancio tiene casi 17 años llevando sus mensajes de paz y salvación. “Nuestra Misión Es Llevar Palabras De Aliento, Que Conforten El Alma De Un Mundo Lleno De Tantas Necesidades Espirituales Y En Donde La Gente Está Muy Desviada, Los Valores Se Están Perdiendo Y La Situación Económica Los Tiene Aturdidos”, afirma según Listin Diario.

Por Andreina Fersaca

Leer más

JL Jesus Liberta ft La Ficha Music – El Día Comenzó

Leer más

Los Que Te Aman Pero Te Hieren | Kevin Ross (Vídeo Reflexión)

Están contigo, comen contigo, caminan contigo y hasta te aprecian, te admiran y de vez en cuando profesan amarte; tanto así, que si no eres cuidadoso podrías terminar abortando cada encomienda en tu vida sólo por cumplir su capricho de tenerte como compañía.

Leer más

Fotos: Campamento Nacional de Jóvenes Iglesia de Dios – Ardiendo

El Ministerio de Juventud y Discipulado Iglesia de Dios presentó su Campamento Nacional 2018 bajo el tema Ardiendo, donde se presentaron una serie de predicadores y salmistas donde el poder del Espíritu Santo se hizo notar en las vidas que se dieron cita.

Leer más

La Verdadera Libertad – Cortometraje Cristiano

Este corto trata sobre Junior, un joven que vive en un Barrio llamado El Hoyo, se ha dedicado al vandalismo, y una serie de vicios, que lo han llevado a la cárcel en varias ocasiones, pero un día, Dios trata con él, donde el menos se lo imagina, otorgándole la verdadera libertad en Cristo Jesús.

 

Leer más

El Buen Pastor

En Juan 10:11-18, aprendemos mucho acerca de Jesucristo, el Buen Pastor. Lo que hace que este pasaje sea tan especial es que este es el comentario de Jesús sobre Su muerte y resurrección. Este es Jesús predicando a Cristo y Él crucificado. Este es el predicador más grande que jamás caminó sobre la tierra, Jesucristo, predicando sobre el tema más grande que existe, Su propia muerte sustitutiva, portadora de pecado. Aquí, Jesús es a la vez el orador y el sujeto, tanto el maestro como el tema, tanto predicador como proposición.

Estos versículos no están más inspirados que otras porciones de las Escrituras que se enfocan en la cruz, pero son mucho más personales. Aquí, Jesucristo está revelando su alma concerniente a Su muerte y resurrección. Extrañamente, la congregación de ese día fue los falsos pastores de Israel. El momento para este discurso sigue inmediatamente a la sanidad de Jesús en el capítulo 9, y no hay interrupción en la continuidad de este discurso a medida que avanzamos del capítulo 9 al 10. Jesús ahora se dirige a los falsos pastores de Israel al referirse a sí mismo como el verdadero pastor de las ovejas.

En los versículos 1-10, Jesús establece el contexto en lo que Juan identifica como una “alegoría” (v. 6). Aunque no debemos alegorizar la Biblia cuando la interpretamos, sin embargo contiene alegorías, que son como parábolas ampliadas con mayor complejidad. En una parábola, hay una verdad central que impulsa su historia. Cualquier intérprete se encontrará rápidamente en problemas cada vez que enfatiza los detalles secundarios de una parábola para que se ajuste a la analogía. Pero una alegoría es diferente. Es intencionalmente multifacética con más detalles para ser interpretada en sus diversas partes. Este discurso sobre el buen pastor es una de esas alegorías.

El Redil, Ladrones y Salteadores

En los versículos 1-10, primero aprendemos acerca del “rebaño de las ovejas” (v. 1), que representa a la nación de Israel. Dentro de este redil hay muchos rebaños diferentes, que representan las diversas divisiones de la nación de Israel en este momento, y está incluso lleno de judíos no regenerados en la religión muerta del judaísmo. En esta cultura, un pastor típico dejaba su rebaño durante la noche bajo el cuidado del portero. Se retiraría por una noche de descanso y luego regresaría al día siguiente para llamar a su propia bandada.

También leemos sobre ladrones y salteador (v. 1), aquellos a quienes Jesús está hablando. Estos son los fariseos, que han hecho del templo en Jerusalén la guarida de un ladrón y han robado la gloria de Dios (Mateo 21:13, Lucas 19:46). Sin ninguna preocupación por las ovejas, estos ladrones y salteadores han esquilado al rebaño y revelan que no son los dueños legítimos de las ovejas. Son estos fariseos a quienes Jesús se dirige e identifica como ladrones y salteadores.

El Pastor Y Sus Ovejas

Por fuerte contraste, somos presentados al verdadero pastor de las ovejas (v. 2), que es Jesucristo mismo. Jesús inequívocamente se identifica a sí mismo como este pastor, “el buen pastor” (vv 11, 14) que cuida amorosamente al rebaño de Dios. El portero en el versículo tres está sujeto a varias interpretaciones, que nos abstendremos de discutir. “Las ovejas” (v. 3) que se sienten atraídas por el pastor son las elegidas de Dios. Ellos son los elegidos por Dios antes de la fundación del mundo. Pertenecen al Padre por su soberana elección y han sido confiados al cuidado de este buen pastor (v. 29).

Una de las principales características de la “voz” del pastor es el llamado eficaz que atrae a estas ovejas elegidas a Él (vv. 3-5). Ellas son las que reconocen la “voz” de su pastor y responden acudiendo a Él. En esta gran comunidad de redil, las ovejas de los otros rebaños oyen Su voz audible, pero no la reconocen como la de su propio pastor. Mantienen la cabeza gacha, mordisqueando hierba. Pero cuando las ovejas elegidas oyen la “voz” de su pastor, de inmediato acuden a esa voz. El pastor los llama por su nombre porque las conoce. Oyen la voz de su pastor, levantan la cabeza y avanzan hacia esa voz, y así se separan de las otras ovejas.

Las ovejas elegidas oyen lo que las otras ovejas no disciernen, porque se les dan oídos para escuchar. El Buen Pastor no puede dejarlas en este aprisco de ovejas. Él debe sacarlos de este cementerio espiritual con su hedor a muerte. Cuando se van, los otros pastores llaman a las ovejas elegidas. Pero, ellas no oirán la voz de un extraño. Ellas solo seguirán la voz de su pastor mientras los saca de la ciudad y los lleva al campo. Las ovejas han dejado atrás el aprisco apóstata, para nunca regresar.

La Puerta De Las Ovejas

Una vez en el campo, el Buen Pastor construye otro redil. Recoge rocas del campo para construir una pared circular y deja una abertura en ella. Por la noche, Él permanece en la entrada y se convierte en la puerta para las ovejas (v. 7). Una vez que todos están en el redil, Él los sella en sus muros de protección y mantiene alejados a los depredadores que intenten atacarlas. Para atacar a las ovejas, las bestias salvajes deben pasar por el Pastor. Es un Pastor heroico, lleno de valor frente a cualquier peligro que pueda amenazar a las ovejas.

Por la mañana, el buen Pastor surgirá de la abertura en la pared y las conducirá a pastos verdes y junto a aguas tranquilas. Él les da abundante vida y alimenta su alma hasta que estén completamente satisfechas (v. 10). Este buen Pastor los conduce al redil de las ovejas para su protección por la noche y los lleva a los pastos para que les provean durante el día. Esta rutina se repite día tras día. Existe una relación muy cercana entre este Pastor y Sus ovejas. Él es responsable de todas sus necesidades. Si es necesario, Él incluso dará su vida para protegerlas.

Entendiendo el contexto, hay tres cosas para notar en los versículos 11-18. Al comienzo del versículo 11, encontramos la afirmación exclusiva de Jesús: “Yo soy el buen pastor”. Segundo, aprendemos acerca del excelente carácter de Jesús (vv. 11b-16). Aquí, Jesús da tres razones convincentes de por qué Él es el Buen Pastor. Finalmente, leemos la elección enfática de Jesús (vv. 17-18). Aquí, encontramos mencionado seis veces el pronombre singular en primera persona “Yo,” lo que subraya la voluntad decidida del Pastor de dar su vida por las ovejas.

Las Afirmaciones Exclusivas De Jesús

Jesús comienza esta última parte de su discurso haciendo la afirmación exclusiva, “Yo soy el buen pastor” (v. 11). Esta es la cuarta de siete declaraciones “Yo soy” en el evangelio de Juan. Estas fuertes afirmaciones forman la columna vertebral de este cuarto evangelio. Esta declaración particular de “Yo soy” de Jesús se encuentra en la posición máxima de estas afirmaciones. Tres declaraciones de “Yo soy” conducen a esta, y tres parten de ella. Jesús ya ha dicho: “Yo soy el pan de vida” (6:35), “Yo soy la luz del mundo” (8:12), y “Yo soy la puerta de las ovejas” (10: 9). En la posición estelar está “Yo soy el buen pastor”. Luego, partiendo de ella, “Yo soy la resurrección y la vida” (11:25-26), “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida”. (14:6), y “Yo soy la vid” (15:5).

Esta cuarta afirmación de “Yo soy” está en el centro porque la cruz está en el centro del cristianismo. Esta es la explicación más completa de Jesús sobre su muerte sustitutiva y resurrección corporal. La cruz es la doctrina cardinal de la fe cristiana y ocupa el lugar preeminente en las afirmaciones “Yo soy” del evangelio de Juan. Pero, ¿qué significa exactamente “Yo soy el buen pastor”?

La Deidad y Suficiencia de Jesús

Primero, esta afirmación exclusiva, “Yo soy el buen pastor”, es una declaración de Su deidad. Cuando Jesús dijo: “Yo soy”, estaba afirmando el nombre divino por el cual Dios se reveló a sí mismo en la zarza ardiente como “YO SOY EL QUE SOY” (Éxodo 3:14). “Yo soy” es de la misma raíz hebrea que significa “ser” de la que se deriva el nombre sagrado de Dios (“Yahweh” o “Jehová”). Este nombre divino significa que Dios es el Dios autosuficiente y autónomo que no depende de nadie ni de nada para su existencia. En términos inequívocos, Jesús está tomando este santo y sagrado nombre de Dios sobre sí mismo. Al decir “Yo soy”, Jesús dice ser verdaderamente Dios, completamente Dios. Esta verdad fundamental se enseña en toda la Biblia cuando Jesús realizó las obras que solo Dios puede realizar, recibe adoración que solo Dios puede recibir, posee atributos que solo Dios puede poseer, usa nombres de los que solo se utilizan para Dios y se equipara con Dios. Aquellos que escucharon a Jesús ese día entendieron que Él estaba haciéndose Dios. Juan 10:33 deja esto claro. Al identificarse a sí mismo como “Yo soy”, Jesús afirma ser coigual con Dios el Padre.

Del mismo modo, Dios se identificó a Sí mismo como el pastor de Su pueblo. David escribió: “Jehová es mi pastor” (Salmo 23:1). El salmista se dirigió a Dios como “Pastor de Israel” (Salmo 80: 1). En otro salmo, leemos que somos el pueblo de Dios, “ovejas de su prado” (Salmo 100: 3). A lo largo del Antiguo Testamento, Dios es identificado como el Pastor de Su pueblo (Isaías 40:11). Dios dice: “Como un pastor vela por su rebaño…así yo velaré por mis ovejas” (Ezequiel 34:12).

En segundo lugar, esta afirmación exclusiva de “Yo soy” declara su suficiencia. Un pastor asumió la responsabilidad total de satisfacer todas las necesidades de sus ovejas. Esta imagen muestra a Jesús atendiendo todas las necesidades de su pueblo. Esto es precisamente lo que David declara: “El Señor es mi pastor, nada me faltará” (Salmo 23:1). Esto significa que Él provee todas las necesidades de toda Su gente. Jesús dirá a sus discípulos: “separados de mí nada podéis hacer.” (Juan 15: 5), y Pablo escribe: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13). Conocer a este Pastor es conocer a Aquel que satisface todas las necesidades de Su rebaño. Ya sea directa o indirectamente, ya sea personal o providencialmente, Él ha asumido el cuidado de los suyos.

La Particularidad y la Bondad de Jesús

Entonces, esta afirmación exclusiva de “Yo soy” significa que Él es el único y único Buen Pastor. Él no es simplemente uno de los muchos buenos pastores, sino que es el Buen Pastor. No hay otros buenos pastores, sino este. Él es el único Pastor de Sus ovejas que los está guiando a la presencia de Dios. Pedro testificó: “ Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en el cual podamos ser salvos.” (Hechos 4:12). No hay otro pastor que pueda rescatar a los pecadores que perecen o satisfacer sus necesidades, excepto este Pastor, el Señor Jesucristo.

En cuarto lugar, esta afirmación exclusiva de “Yo soy” es una garantía de su bondad. Cuando Jesús dice: “Yo soy el buen pastor”, se compromete a cumplir todas las necesidades de su rebaño. Esta palabra “buen” (kalos) significa “noble, excelente, hermoso, elegido, ideal, superior”. Este es el tipo de pastor que es Jesús. Él es perfecto en su persona, carácter y ser. Como el Buen Pastor, Él siempre hace bien a Sus ovejas durante todos sus días. David escribe: “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días” (Salmo 23:6).

Ningún predicador predicará jamás mejor que cuando proclama las pretensiones exclusivas de este Buen Pastor, Jesucristo. Si el rebaño va a ser alimentado, más se les debe contar de Él. Es necesario que haya menos predicador y más de Jesús en su predicación. Ningún verdadero predicador quiere que su congregación se vea privada de escuchar acerca de Jesús. Los pastores deben dirigir a sus oyentes a este Gran Pastor (1 Pedro 5:4). Debemos hacer todo lo que podamos para mantener su bondad, gloria y grandeza.

El Excelente Carácter De Jesús

Jesucristo también testifica de su carácter excelente. Él hace más que simplemente anunciar que Él es el Buen Pastor; Él procede a dar razones convincentes de por qué Él es el Buen Pastor. Jesús ofrece cuatro razones por las cuales Él es este Buen Pastor: Él muere por Sus ovejas, las ama, las reúne y las une.

Jesús muere por sus ovejas

De primera importancia, Jesús explica Su carácter excelente al afirmar que Él muere por Sus ovejas. Él dice: “el buen pastor da su vida por las ovejas” (v. 11). Este lenguaje figurativo representa su muerte sustitutiva en nombre de Sus ovejas para proteger a Sus ovejas que están constantemente expuestas a un gran peligro. Cuando su rebaño es vulnerable e indefenso, el Buen Pastor las libera del peligro en el que se encuentran al entregar su vida hasta la muerte.

Jesús enfatiza la naturaleza voluntaria mediante la cual Él entrega Su vida por las ovejas. Cuando dice: “el buen pastor da su vida por las ovejas”, indica que su vida no sería tomada por otros, sino que sería dada por Él. Jesús enfatizará este aspecto de Su muerte cinco veces en este pasaje (vv 11, 15, 17, 18a, 18b). Él dirá: “yo la doy de mi propia voluntad” y “Tengo autoridad para darla” (v. 18). Sin duda, esto significa que su sangre no se vertió, sino que se derramó. Además, esto indica que la cruz no fue un accidente humano sino una cita divina. Él no dijo: “Yo he terminado”, sino que “Todo está cumplido” (19:30). Jesús escogió el tiempo y el lugar para dar su vida por las ovejas.

Esta declaración, “el buen pastor da su vida por las ovejas“, también enfatiza la naturaleza vicaria de Su muerte. La pequeña preposición “por” (huper) es de vital importancia. Como grandes puertas que se balancean sobre pequeñas bisagras, la teología principal depende de esta pequeña preposición “por”. Huper significa “para el beneficio de, en aras de, en cambio de, en lugar de”. Esto enseña la naturaleza sustitutiva de la muerte de Jesucristo. Él murió en el lugar de Sus ovejas. En otra parte, Jesús dijo: “El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos” (Mateo 20:28). El apóstol Pablo dijo lo mismo: “[el Señor Jesucristo] se entregó a sí mismo por nuestros pecados” (Gálatas 1:4). Además, Cristo “se dio a sí mismo por nosotros” (Efesios 5:2).

Además, Jesús dice cuán específica sería Su muerte. Cuando dice: “el buen pastor da su vida por las ovejas”, enfatiza que es por las ovejas que morirá. Las ovejas son aquellas que el Padre le ha dado a Él antes de que lleguen a Él (v. 29). Ellas son las que reconocen Su voz y se sienten atraídas por ella. Las ovejas son aquellas que son sacadas del Israel apóstata para seguir al pastor. Jesús dará su vida por sus ovejas, pero no por otras ovejas que no son suyas. Tampoco morirá por los ladrones y salteadores que no son sus ovejas. No todas las personas en el mundo le han sido dadas por el Padre (v. 26). Pero todo por quien Jesús muere, nunca perecerá. Con estas palabras, Jesús es el Expositor de la cruz, interpretando su propia muerte y enseñando una expiación definida. Según Jesús, Él no murió como expiación universal por un grupo anónimo de personas sin nombre. Más bien, hizo una expiación definitiva por aquellos que han sido escogidos por el Padre en la eternidad pasada y le fueron entregadas a Él. Murió por aquellas ovejas a las que llama por su nombre.

Cuando Jesús dice: “Doy mi vida por las ovejas”, sus palabras son abundantemente claras con respecto a quien murió. Él repite la naturaleza exclusiva de Su expiación: “Doy mi vida por las ovejas” (v. 15; énfasis añadido). La intención de Jesús al morir en la cruz define el alcance de Su muerte. Responda por qué murió y sabrá por quién murió. En este discurso, Jesús enseña que Él no vino a morir por todo el redil. Si Jesús muriera por todos, entonces todos serían salvados. Pero Él vino por Sus ovejas, y es por Sus ovejas que Él morirá. Ninguna de ellas perecerá jamás.

Esta extensión específica de la expiación se enseña más en un análisis de la unidad de la Trinidad. Jesús dirá: “Mi Padre que me las dio” (v. 29), refiriéndose a las ovejas que oyen su voz y lo siguen (versículo 27). Estas son las mismas ovejas a quienes da vida eterna (v. 28). Ninguna de estas ovejas perecerá jamás o será arrebatada de su mano o de la mano del Padre (v. 29). Jesús luego dice: “Yo y el Padre somos uno” (v. 30). Esto no significa que el Padre y el Hijo sean una sola persona. Tal declaración sería herética. En cambio, esta afirmación significa que el Padre y el Hijo son uno en misión, uno en propósito, uno en intento de salvación. Las que el Padre ha elegido han sido entregadas al Hijo, y el Hijo las ha recibido como el regalo de amor del Padre. A su vez, el Hijo ha venido a este mundo para ser el Buen Pastor que entrega Su vida exclusivamente por la misma oveja que el Padre escogió y le encomendó.

Hace algunos años, pasé un tiempo en el Seminario de Londres. Resultó ser la semana de la serie anual de conferencias de John Owen, y pregunté a algunos de los pastores que asistieron a la conferencia: “¿Cuál es en particular el enfoque de la conferencia?” Explicaron que las conferencias abordaban las enseñanzas de Owen sobre la expiación. Entonces les pedí que me dieran el argumento más convincente que este gran teólogo puritano ofreció para la expiación definitiva. De acuerdo con este Puritano piadoso, respondieron que es la unidad de la Trinidad. Específicamente, es la forma en que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo operan en perfecta armonía como un solo Salvador, salvando a un grupo de personas.

Esta unidad en propósito es la razón de por qué Jesús ordenó que el bautismo sea en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (Mateo 28:19). Las tres personas de la Deidad trabajan juntas en perfecta unidad, cada una salvadora, salvando un rebaño de ovejas. Esta unidad cohesiva requiere una expiación definitiva de Jesús para obrar en unidad con el propósito salvífico del Padre. Antes del tiempo, el Padre eligió a Sus elegidos, y en el tiempo, Dios el Hijo dio su vida por esos mismos elegidos. Día tras día, Dios el Espíritu los regenera. De lo contrario, Dios el Padre elegiría salvar a los que creen. Pero Dios el Hijo moriría para salvar a un grupo totalmente diferente, el mundo entero. Sin embargo, el Espíritu trataría de salvar a un grupo diferente, aquellos que escuchan el evangelio. Esta visión incoherente fractura la unidad de la Trinidad, dando como resultado tres misiones diferentes.

En marcado contraste con esta visión, Jesús dice que Él da su vida por aquellas ovejas que el Padre le dio. Jesús declara que morirá por aquellos que son “mías” (v. 14). En otra parte, Jesús dice que Él da su vida por sus amigos, a saber, sus discípulos (15:13). Pablo enseña que Cristo compró la iglesia con Su sangre (Hechos 20:28). El apóstol también escribe que Jesús murió por los elegidos (Romanos 8:33). Luego enfatiza que Cristo se dio a sí mismo por su esposa, la iglesia (Efesios 5:25). El autor de Hebreos escribe que Jesús probó la muerte por “Sus hermanos”, que son “los hijos que Dios me ha dado” por el Padre (Hebreos 2: 9, 13). Cada uno de estos pasajes enseña la expiación particular del Buen Pastor, Jesucristo.

En la cruz, Jesús no compró el mundo entero y recibió, a cambio, solo a los que creen en Él. En cambio, había equidad perfecta en el Calvario. No hubo injusticia o inequidad en la cruz. Jesús recibió a todos los que Él compró. Él no fue descubierto o estafado. Jesús no fue engañado en su redención de los pecadores. Él no estaba rígido en el Gólgota. Jesús preservará todo lo que compró, ni más ni menos. Todos los que redimió en la cruz son Su posesión eterna.

Algunos retroceden, señalando versículos que enseñan que Jesús murió por el mundo. Pero tales intérpretes no reconocen que el “mundo” (cosmos) se usa de diez maneras diferentes en el evangelio de Juan. Solo uno de esos diez usos significa, literalmente, todo el mundo. Nueve de estos diez tiene un significado diferente. Sería un juicio apresurado entrar en cualquier texto del evangelio de Juan con la noción preconcebida de que “mundo” significa automáticamente cada persona. Por ejemplo, Jesús ora, “No ruego por el mundo, sino por los que me diste” (17:9). Aquí, él limita su intercesión a aquellos que el Padre le dio. De manera similar, la intercesión de Jesús en la cruz sería para el mismo grupo por el cual intercede en la oración. Y su intercesión actual a la diestra del Padre es igualmente para el mismo grupo por quien intercedió en oración.

En total contraste con el Buen Pastor están los falsos pastores de Israel. Jesús se dirige a ellos, diciendo: “Pero el que es un asalariado y no un pastor, que no es el dueño de las ovejas, ve venir al lobo, y abandona las ovejas y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa” ( v. 12 ). Estos otros pastores, “asalariados”, son los fariseos, los mismos a quienes él está hablando. Ellos son completamente antitéticos a El, el Buen Pastor. Estos mercenarios son los falsos pastores de Israel, quienes, cuando ven venir al lobo, dejan las ovejas y las exponen a un gran peligro. Abandonan a las ovejas en tiempos difíciles porque no son las dueñas de las ovejas. Cuando viene el lobo, Jesús explica: “El huye porque sólo trabaja por el pago y no le importan las ovejas” (v. 13). Estos fariseos no son los verdaderos dueños de las ovejas y no tienen ningún interés en protegerlas a costa de sus vidas. Los fariseos tampoco reconocen la voz de Jesús, porque no son una de sus ovejas. Su enseñanza es un ruido vacío en sus oídos. No pueden escuchar lo que Jesús está diciendo porque no tienen oídos para escuchar.

Jesús Ama A Sus Ovejas

Jesús da una razón más por la cual Él es el Buen Pastor. Es porque Él ama a Sus ovejas. En el versículo 14, Jesús repite la afirmación exclusiva que hizo antes: “Yo soy el buen pastor”. Esta reafirmación lo distingue de los falsos pastores a quienes estaba hablando. Cuando agrega: “conozco mis ovejas”, esto no significa que tenga un conocimiento intelectual de su existencia. Él no dice: “Conozco las mías”. Si bien es cierto que Él las conoce, su declaración aquí tiene más en consideración.

Cuando Jesús dice “conozco” (ginosko), quiere decir “conocer íntimamente, amar, elegir amar”. El hecho de que Jesús conoce Sus ovejas dice que Él tiene la relación más íntima y amorosa con ellos. En otras partes de las Escrituras, esta palabra se usa para representar la intimidad física entre un esposo y su esposa (Mateo 1:25). El equivalente hebreo (yadah) se usa de la misma manera para describir que Adán “conoció” a su esposa íntimamente, y ella concibió y dio a luz a un hijo (Génesis 4:1). De la misma manera, esto indica cómo Jesús conoce a Sus ovejas con un amor profundo y redentor.

Este conocimiento es recíproco: “y los míos me conocen” (v. 14). El orden de este conocimiento es significativo. Jesús primero conoció a Sus ovejas en la eternidad pasada, y luego Sus ovejas lo conocen a Él dentro del tiempo. Esto da una idea de lo que significa la palabra presciencia, que no tiene nada que ver con la previsión. Dios nunca ha mirado el proverbial túnel del tiempo y ha aprendido algo. Tal es una visión blasfema de Dios. En cambio, el conocimiento previo significa que Dios amó previamente a Sus elegidos y puso su corazón sobre ellos. Habla de Su amor de pacto eterno que es íntimo, personal y soberano. Lo conocemos y lo amamos porque primero nos conoció y nos amó.

El gran evangelista inglés George Whitefield se deleitó en predicar sobre la conversión de Zaqueo y notó que Jesús vio a Zaqueo en el árbol de sicómoro (Lucas 19:5). Whitefield hizo una pausa y acentuó que, por supuesto, lo vio en el árbol sicómoro. Jesús lo conoció de antemano desde toda la eternidad pasada. No había forma de que pudiera extrañarlo a tiempo. Esta es la relación de amor de muchos años que el Buen Pastor ha tenido con Sus ovejas. [1]

Jesús también declara la medida a la cual Él conoce a Sus ovejas: “de igual manera que el Padre me conoce y yo conozco al Padre, y doy mi vida por las ovejas.” (v. 15). La cercanía de esta relación se indica en la pequeña preposición “con”, utilizada también en el primer versículo del evangelio de Juan: “En el principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios”. “Con” (pros) significa “Cara a cara con”. A lo largo de la eternidad pasada, Jesús estuvo cara a cara delante del Padre, en la más cercana y amorosa comunión con Él. Juan también registra que Jesús estaba “en el seno del Padre” (1:18), lo que indica la íntima intimidad que ha existido entre el Padre y el Hijo de todos los tiempos. Esta misma cercanía es exactamente la misma intimidad con la que Jesús conoce a Sus ovejas y Sus ovejas lo conocen.

Jesús Reúne A Sus Ovejas

Una tercera razón por la cual Jesús es el Buen Pastor es que Él atrae y reúne a Sus ovejas perdidas para Sí mismo. Él dice: “Tengo otras ovejas que no son de este redil; a ésas también me es necesario traerlas” (v.16). Esta alegoría comenzó con Jesús llamando a sus ovejas a salir de la muerte espiritual del Israel apóstata. Cuando dice que tiene “otras ovejas” que no son de este redil, se refiere a las ovejas gentiles que están fuera del redil de Israel. Jesús también debe atraerlas hacia Él. Esta es una empresa mundial por la cual estas otras ovejas vendrán a él. Vendrán de “cada tribu y lengua y pueblo y nación” y comprenden un número que son “miríadas de miríadas y miles de miles” (Apocalipsis 5: 9, 11).

Cuando Jesús dice: “Tengo otras ovejas”, hace la afirmación en tiempo presente. Aunque todavía no han venido a Él, Él ya las posee. Esto se debe a que el Padre las eligió en la eternidad pasada y se las dio a Él. Antes de que comenzara el tiempo, el Padre se las había dado, y en este momento son Su posesión.

Estas ovejas que le son dadas, Jesús dice, deben venir a Él: “También debo traerlas” (v. 16). Esta es el deber de la necesidad divina. Es el deber de la certeza divina. Es la necesidad de la soberanía divina, el llamamiento eficaz y la atracción irresistible. Cuando dice: “me es necesario traerlas“, indica que no vendrán solas. La Biblia en otra parte confirma esto: “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino” (Isaías 53:6). Esto enseña la naturaleza caprichosa de todas las ovejas. Estas ovejas perdidas deben ser traídas porque no vendrían de otra manera.

Este “me es necesario traerlas” está inseparablemente conectado con lo que sigue: “y oirán mi voz,” (v. 16). Hay una conexión inseparable entre “debo” y “lo harán”. Estas otras ovejas que deben ser traídas oirán su voz y acudirán a Él. Por certeza divina, todas las ovejas por las cuales Cristo muere también vendrán a Él. Jesús enseña: “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí” (6:37). La razón por la cual las ovejas han venido a Jesucristo no es porque sean más inteligentes que las otras ovejas. Ni son más sensibles o sintonizados espiritualmente. Es porque Jesús debe traerlas y ellas oirán Su voz.

El gran predicador inglés Charles Haddon Spurgeon levantó la voz, declarando esta verdad de gracia soberana. En un sermón en particular, el Príncipe de Predicadores clamó:

¡Oh, yo amo los “yo haré” y por consiguiente los “ellos harán,” de Dios! No hay nada comparable a esas expresiones. Si el hombre dice: “se hará,” ¿qué hay con ello? “Yo voy a” dice un hombre, pero nunca lo cumple; “yo haré,” dice, pero quebranta su promesa. Pero no ocurre lo mismo con los “Yo haré” de Dios. Si Él dice “será,” así será; cuando Él dice “sucederá,” así será. Ahora Él ha dicho aquí, “muchos vendrán, muchos van a venir.” El diablo dice, “no vendrán;” pero “ellos vendrán.” Sus pecados dicen: “ustedes no pueden venir;” Dios dice: “ustedes van a venir. Ustedes mismos dicen: “no vendremos;” Dios dice: “ustedes van a venir.”. [2]

Spurgeon luego anunció que a pesar de la resistencia de las ovejas, vendrán. No importa su aversión al evangelio, llegarán a la fe en Jesucristo:

¡Sí!, hay algunas personas aquí que se están riendo de la salvación, que se burlan de Cristo y ridiculizan el Evangelio; pero yo les digo que inclusive algunos de ustedes vendrán. “¡Cómo!, responden, “¿puede Dios conducirme a ser cristiano?” Les digo que sí, pues allí radica el poder del Evangelio. No les pide su consentimiento; lo obtiene. Él no dice, ¿quieres recibirlo?, pero hace que ustedes quieran en el día del poder de Dios…. El Evangelio no necesita su consentimiento, lo obtiene. Quita la enemistad de su corazón. Ustedes dicen: “no quiero ser salvado;” Cristo dice que serán salvados. Él hace que tu voluntad dé un giro completo, y en consecuencia tú clamas: “¡Señor, sálvame, que perezco!” Ah, entonces el cielo exclama: “Yo sabía que haría que dijeras eso;” y entonces, Él se regocija por tu causa, porque ha cambiado tu voluntad y te ha conducido a querer en el día de Su poder. [3]

Concluyendo este poderoso sermón, Spurgeon pregonó el triunfo inevitable de la gracia soberana de Dios:

“Si Jesucristo subiera a esta plataforma esta tarde, ¿qué haría con Él mucha gente? “¡Oh!”, dirá alguien, “lo haríamos un Rey.” No lo creo. Lo crucificarían de nuevo si tuvieran la oportunidad. Si Él viniera y dijera: “Aquí estoy, yo los amo, ¿quieren que Yo los salve?” Nadie de ustedes daría su consentimiento si fueran dejados a su voluntad. …Él mismo dijo: “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere.” ¡Ah!, necesitamos eso; y aquí lo tenemos… ¡Ellos vendrán! ¡Ellos vendrán! …Jesucristo no morirá en vano… Cristo verá linaje.”[4]

Esta verdad de la soberanía divina en la salvación permite a los predicadores proclamar el evangelio con gran confianza. Esto hace que sus siervos sean osados ​​al anunciar el evangelio de Jesucristo, sabiendo que mientras predican, Dios obra poderosamente en los corazones humanos. Aquellos que ponen la mayor resistencia pueden ser llevados a la fe en Jesucristo cuando se les hace escuchar la voz de su pastor.

Jesús Une A Sus Ovejas

Hay otra razón por la cual Jesús es el Buen Pastor: Él une a sus ovejas en un solo rebaño. Con la misma certeza, Jesús dice: ” y serán un rebaño con un solo pastor.” (v. 16). Aquí, él enfatiza que se convertirán en un solo rebaño. Ya no se dispersarán en muchos rebaños diferentes. No habrá una bandada Bautista separada. Tampoco habrá una bandada presbiteriana aislada o una bandada independiente. No habrá un rebaño judío mesiánico. Ni siquiera habrá una bandada reformada o una bandada arminiana. Tampoco habrá un rebaño carismático distinto. En cambio, habrá “un rebaño con un pastor”.

Cuando George Whitefield predicó, a veces miraba hacia el cielo y preguntaba: “Señor, ¿hay bautistas en el cielo?” Whitefield luego dio la respuesta, como desde el trono de Dios: “Aquí no hay bautistas”. Preguntó: “Señor, ¿hay presbiterianos en el cielo?”. La respuesta fue: “No hay un solo presbiteriano en el cielo”. Entonces, “¿Hay algún congregacionalista? ¿Hay algún metodista? ¿Hay algún Independiente? “Cada vez, la respuesta bajó del trono de la gracia: “No, no hay ninguno así que se conozca aquí en el cielo.” Whitefield finalmente preguntó: “Entonces, ¿quién está en el cielo?” Whitefield dio la respuesta desde arriba: “Sólo aquellas ovejas que han sido lavadas en la sangre del Cordero.” [5]

Este es el punto que Jesús está haciendo. Solo hay una bandada que comprende todas Sus ovejas. Pero trágicamente, cuando escucho a algunos cristianos hablar, cuando llegamos al cielo, es como si estuviéramos en diferentes habitaciones, divididos en muchos grupos separados. Por el contrario, todos seremos como un solo rebaño, con un solo pastor.

La Opción Enfática de Jesús

Jesús concluye Su explicación de la cruz al enfatizar cuán intencional será Su muerte para Sus ovejas. Jesús dijo: “Por eso el Padre me ama, porque yo doy mi vida para tomarla de nuevo.” (v. 17). Aquí, Jesús declara que el Padre ama a su Hijo porque obedece a su voluntad. Dios el Padre ama la obediencia y se deleita al ver realizada Su voluntad. El Padre ama el cumplimiento perfecto de Su propósito eterno. El Hijo no ha venido a este mundo para hacer Su propia voluntad. Él no vino a hacer lo suyo. El Padre ama al Hijo porque dio su vida en completa obediencia a la dirección del Padre.

Cuando Jesús dijo: “yo doy mi vida para tomarla de nuevo” (v. 17), usa el lenguaje figurado que se refiere a Su muerte y resurrección. La cruz no será el final sino que será seguida por la tumba vacía. Jesús enfatiza, “Nadie me lo quita” (v. 18). Esta es una fuerte negación negativa de que nadie le quitará Su vida a Él. Ningún gobernante romano puede hacerlo. Ningún líder judío, multitud enfurecida o circunstancias ingobernables quitarán su vida. Ningún espíritu demoníaco o demonio tomará Su vida. Solo serán causas secundarias bajo la causa primaria de la voluntad soberana de Dios. “Sino que yo la doy de mi propia voluntad. Tengo autoridad para darla” (v. 18). “Autoridad” (exousia) significa “fuera del propio ser, fuera de uno mismo”. Por esta declaración, Jesús afirmó poseer el derecho de ejercer poder sobre su propio ser.

Incluso en Su encarnación, Jesús conservó la autoridad suprema para ejercer Su derecho a dar Su vida en el momento y lugar que El eligió. Jesús poseía autoridad indiscutible para dar su vida, y tenía una autoridad inigualable para retomarla. Jesús dio su vida hasta la muerte y luego se levantó de entre los muertos. En realidad, la resurrección de Jesucristo fue una resurrección trinitaria en la que las tres personas de la Deidad estuvieron involucradas en la resurrección de Jesús. Sin embargo, Jesús se levantó de entre los muertos y salió de la tumba como un Salvador resucitado, vivo y victorioso que puede salvar a Sus ovejas.

Jesús concluye este discurso diciendo: “Este mandamiento lo recibí de mi Padre” (v. 18). Este mandamiento se refiere a su misión salvadora que le fue dada por el Padre. El Padre le ordenó que abandonara el cielo, naciera de una virgen bajo la Ley y viviera en perfecta obediencia al Padre. Jesús vino a la tierra bajo estrictas órdenes de Su Padre. Antes de que el mundo comenzara, el Padre le dio su oveja elegida a su Hijo para ser su futura esposa. Entonces el Padre le ordenó al Hijo que entrara en este mundo, que llevara una vida sin pecado a fin de asegurar la justicia perfecta que se da a Sus ovejas en el acto de la justificación. A Jesús se le ordenó dar Su vida por Sus ovejas y luego resucitar a Sí mismo de entre los muertos. En respuesta a este mandato, Jesús obedeció al Padre.

Un Buen Pastor Para Adorar Y Seguir

¿Cómo puede alguna de las ovejas volver a la mesa del Señor igual otra vez? ¿No se han derretido nuestros corazones con amor por este Buen Pastor? El hecho de que nuestros nombres fueron escritos en Su corazón cuando estaba colgado en la cruz debe hacer que nuestros corazones exploten con afecto por Él. ¿No están nuestros ojos llenos de lágrimas? ¿Nuestras voces no tiemblan cuando tomamos la comunión? ¿Nuestras mandíbulas no caen y nuestras rodillas se doblan ante Dios cada vez que tomamos el pan y la copa al recordar Su muerte?

Este es el Cristo que todo sub-pastor debe imitar en su pastoreo. Deben entregarse al rebaño que se les ha confiado. Deben dar sus vidas por el bien de las ovejas. Deben conocerlas y llamarlas por Su nombre. Deben dejarse conocer por el rebaño. Deben hacer todo lo que puedan para unir a las ovejas en un solo rebaño.

¿Alguna vez has dado ese paso decisivo de fe y has venido hasta la fe salvadora en este pastor? Debes responder a la voz del Buen Pastor. Debes venir a Él por fe y confiarle tu vida a Él. La Biblia dice: “Cualquiera que invocare el nombre del Señor, será salvo” (Romanos 10:13). Él te invita a que vengas a Él entrando por la puerta estrecha. La puerta es pequeña y el camino es angosto que lleva a la vida, y pocos son los que la encuentran. Da ese paso de fe y ven al Buen Pastor de Sus ovejas.

***

[1] George Whitefield, “The Conversion of Zacchaeus,” Bible Bulletin Board website, http://www.biblebb.com/files/whitefield/GW035.htm .

[2] Charles Spurgeon, “Heaven and Hell,” in Spurgeon: New Park Street Pulpit: 347 Sermons from the Prince of Preachers (OSNOVA, 2012).

[3] Ibid.

[4] Ibid.

[5] Historia adaptada de Joseph Belcher, George Whitefield: A Biography, with Special Reference to His Labors in America (New York: American Tract Society, 1857), 207.

Leer más

Tercer Cielo presenta video musical “Primero“

Tercer Cielo presenta el video musical que acompaña a la canción “Primero“, segundo sencillo desde su nuevo álbum de estudio.

A casi dos meses del lanzamiento del sencillo digital “Comenzar de Cero” y cuatro años desde su anterior álbum de estudio, el sello In-Tu Línea de Universal Music lanzó el pasado viernes 16 de marzo la octava producción discográfica de Tercer Cielo titulada Momentos en el Tiempo.

Leer más

REFLEXIÓN: La Resistencia

Los atletas se preocupan por aumentar su velocidad y fuerza, pero hay otro factor importante que es fácil de olvidar en la práctica física: la resistencia, que ayuda mantener la energía durante largos periodos de tiempo.

Las pruebas son las oportunidades que uno tiene para conocer y demostrar el nivel de su fe y confianza en Dios. Existen dos tipos de personas a la hora de atravesar conflictos:

 – Persona 1: Se deja inundar por la preocupación, la duda y tristeza y por ende se rinde.

 – Persona 2: Decide seguir confiando y haciendo todo lo necesario para salir de ese problema.

La resistencia es entendida como la acción o capacidad de aguantar y tolerar a pesar del dolor o del cansancio.

¿Hasta qué punto puedes llegar a resistir?

El apóstol Pablo comprendía lo que lo significa tener problemas y nos enseñó que es en ese campo lleno de dificultades cuando desarrollamos nuestra resistencia, “También nos alegramos al enfrentar pruebas y dificultades porque sabemos que nos ayudan a desarrollar resistencia”Romanos 5:3 (NTV).

Cuando los problemas vienen con fuerza sobre nuestras vidas es cuando nuestra capacidad para soportar se pone a prueba o se entrena. Dios quiere sacar lo mejor de sus hijos y por ello quiere que aprendan a resistir en toda circunstancia.

Alguna vez oíste o te hiciste estás preguntas: ¿Por qué Dios no me ayuda? ¿Por qué tengo que pasar tantos problemas? ¿Dios es indiferente a mi sufrimiento?

Dios jamás será insensible a tu sufrimiento y tampoco te llevará más allá de lo que puedas resistir, su objetivo no es destruirte sino hacer de ti un hijo fuerte y estable por ello es que siempre habrá una puerta de salida en medio del problema, “Ustedes no han pasado por ninguna prueba que no sea humanamente soportable. Y pueden ustedes confiar en Dios, que no los dejará sufrir pruebas más duras de lo que pueden soportar. Por el contrario, cuando llegue la prueba, Dios les dará también la manera de salir de ella, para que puedan soportarla” 1 Corintios 10:13 (DHH)

¿Estás dispuesto a resistir a pesar del dolor o el cansancio?

Por Judith Quisbert.

Leer más

Recomendaciones para manejar las emociones fuertes (estrés, ansiedad, depresión, coraje)

Los procesos de los seres humanos pueden ser complejos y ciertamente demandantes a nivel emocional. Las circunstancias que se enfrentan pueden provocar emociones fuertes que conocemos como estrés, ansiedad, depresión, coraje, entre otros. No obstante, no es solo la manifestación de alguna de estas emociones sino el impacto que pueden tener a nivel fisiológico.

Hacemos referencia a 1 Tesalonicenses 5:23 para establecer la composición del ser humano de tres áreas importantes: espíritu, alma, cuerpo. Estas tres áreas operan cada una en sus funciones particulares pero, de igual forma, tienen interdependencia y correspondencia en sus funciones. Incluso podemos hablar de complementariedad entre estas y como la función de una puede afectar positiva o negativamente el resto del funcionamiento integral.

Cuando el ser humano enfrenta una circunstancia que emocionalmente le desestabiliza, la intensidad de la emoción pudiera ser elevada. En muchas ocasiones esa intensidad no encuentra válvulas de escape para poder liberar parte, si no toda esa intensidad. Es importante aclarar que no se trata de negar lo que está sucediendo o se está confrontando. Sin embargo, el que pueda regularse la intensidad de la emoción puede prevenir una exacerbación emocional que genere toxicidad y afecte otras áreas de ejecución.

El estrés

Un ejemplo que, en esta época, tiende a ser bastante cotidiano es el estrés. Si utilizamos esa emoción como referencia pudiéramos describir su manifestación como un nivel elevado de perturbación y preocupación sobre el evento, persona u objeto estresor, alteración en patrón de sueño, irritabilidad, fatiga mental, dificultad para concentrarse. Cada una de estas manifestaciones, al dirigirlas a nivel fisiológico podemos identificar el daño que puede generar.

La dificultad en concentración es la inhabilidad que enfrenta el cerebro de enfocarse en la tarea a realizar. La irritabilidad provoca un nivel de defensa e hipervigilancia que afecta a nivel cardíaco y puede provocar taquicardia y alteración en ritmo de pulsaciones.

Se tiende a justificar la intensidad de la emoción porque hay circunstancias aparentes que explican su manifestación. No obstante, la protección de nuestro cuerpo debe llevarnos a canalizar la intensidad aún cuando reconocemos la emoción e identificamos de dónde proviene. Poder crear un sentido de preservación y prevención podrá dar paso a reconocer la emoción y su detonante y, de igual forma, proteger nuestro cerebro, el corazón, y el resto del sistema fisiológico. Quizás te preguntes; ¿cómo se hace?

Algunas recomendaciones que pueden ayudar:

  1. Reconoce aquellas cosas que pueden tornarse en detonantes de emociones negativas. El apóstol Pablo ofrece una alternativa en 2 Corintios 10:5b para cuidar tu mente y canalizar los pensamientos.
  2. Mantén distancia saludable. Esto incluye relaciones que pueden ser tóxicas.
  3. Si las relaciones se dan dentro de escenarios de los que no puedes distanciarte (trabajo o familia extendida) sé intencional en espacios de desintoxicación. Lograr desconectarte protege de dinámicas que no están en tu control pero no dejan de impactarte.
  4. Relaciónate con personas que te sumen, no que te resten ni te carguen. Es bueno desahogarte pero cuida con quien lo haces. El salmista dijo en el Salmo 32:3 “mientras callé, envejecieron mis huesos”.
  5. Ejercítate. Caminar en un lugar abierto, músico terapia, cambiar el escenario por un rato, aún cuando eso implique ir al estacionamiento de tu lugar de empleo, al patio de la casa, un parque cercano, te concederá tiempo de oxigenación, tu cerebro recibirá otro estímulo más placentero (beneficioso) y podrás renovar e higienizar tu mente y cuerpo.
  6. Utiliza las disciplinas espirituales. Ora, lee, reflexiona, trabaja y ejercita el dominio propio. Recuerda lo que dice Efesios 4.
  7. No olvides tu cuidado médico. Siempre es importante ese cotejo anual.

Es posible que pienses que no lo merecen. Quizás digas “no daré mi brazo a torcer”. Si esa es la línea de pensamiento, ya has alcanzado cierto nivel de toxicidad que podría exacerbar emociones negativas y enfermar tu cuerpo y espíritu. Todo lo que puedas prevenir será para tu beneficio. Te instamos a que siempre pienses que no se trata de otros sino de lo que mereces. Te mereces regalarte paz.

Fuente

Leer más

Fotos: Premios El Galardón 2018 @ Palacio Bellas Artes

Santo Domingo, DN. En su VIII entrega y de manera ininterrumpida fueron celebrados este pasado martes 31 de enero en el Palacio de Bellas Artes los Premios El Galardón 2018, reconocimiento que realiza cada año la Asociación Dominicana de Comunicadores Cristianos (ADOCOC) y la Academia Cristiana de Cronistas de Arte (ACCRA) a profesionales del arte y la comunicación cristiana.

Leer más

Lista de ganadores de Premios El Galardón 2018

Santo Domingo, DN. En su VIII entrega y de manera ininterrumpida fueron celebrados este pasado martes 31 de enero en el Palacio de Bellas Artes los Premios El Galardón 2018, reconocimiento que realiza cada año la Asociación Dominicana de Comunicadores Cristianos (ADOCOC) y la Academia Cristiana de Cronistas de Arte (ACCRA) a profesionales del arte y la comunicación cristiana.

Ganadores de Premios Galardón 2018

  • De Locis Septem / Jucum / Evento Teatral
  • Urbanos Unplugged 6 Somos La Sal / Robert Lora / Evento Musical
  • Barak / Destacado en el Extranjero
  • Jairo Frías / Arreglista del Año
  • Anny  Wilmore / Compositora del año
  • Por tí peleó yo / Isabelle Valdez / Canción del año
  • Toma tu lugar / Leidy Velásquez /Álbum del año
  • Christopher Henry / Cantante Masculino
  • Isabelle Valdez / Cantante Femenina
  • Arisa /Revelación Central del año
  • Cales Louima /Revelación Regional del año
  • Fuente Q / Duo o Grupo
  • Intro Five / YM El Creyente  / Producción Tropical
  • Norbert Time / Orquesta Tropical
  • Consejo de Estado / Producción Urbana
  • R – Nova / Duo o Grupo Urbano
  • Mr. Jhan / Productor Urbano
  • Lizzy Parra / Cantante Urbana
  • Nicolás Castillo / Locutor del año
  • Florangel de Jesús / Locutora del año
  • Anthony Franco / Locutor Regional
  • Deyanira Vilorio / Locutora Regional
  • ExpresateTV.com / Página Web
  • Periódico Evidencias / Medio Impreso
  • Razón de Vivir / Programa de TV
  • Pasándola Bien / Programa de Variedades Radio
  • La Ventana del Saber / Programa Especializado Radio
  • Carlos Peña / Cristiano Influyente
  • Any Puello / Galardón Internacional
  • Isabelle Valdez  / Galardón a la Trayectoria
  • Many Valera / Supremo Galardón
Leer más

Redimi2 ft. Natan el Profeta, Rubisnky Rbk, Philippe – Trapstorno (Video Oficial)

Redimi2 presenta el video oficial del primer sencillo de su próximo disco Traptornadores junto a Natan el profeta, Rubinsky Rbk, Philippe titulado “Trapstorno”

Leer más

Tu Cuerpo Es Un Templo, No Un Ídolo

Hoy encontré un artículo sobre cómo la ciencia ahora supuestamente ha demostrado cuál es el tipo de cuerpo más atractivo. Hice clic, esperando que finalmente comenzáramos a movernos hacia atrás, pálidos y gruesos, como los objetos de belleza en las pinturas del Renacimiento. Imagínense mi desilusión cuando me di cuenta de que el artículo estaba comparando mujeres que son delgadas contra mujeres delgadas que también tienen músculos. Por cierto, las mujeres delgadas y musculosas son supuestamente el tipo de cuerpo ideal. Aparentemente ahora solo estar delgado no es suficiente.

Esos tipos de artículos son venenos para nuestros corazones y mentes.

He oído decir que un ídolo es algo que amas más de lo que amas a Dios. Pero, ¿alguna vez has considerado que un ídolo también puede ser algo en lo que piensas más de lo que piensas de Dios? ¿Incluso si es algo que odias? Me pregunto cuántas mujeres, si realmente lo admitimos, pasan una gran parte de cada día obsesionándose con la forma en que nos vemos. ¿Cuántas veces al día tienes una idea odiosa sobre alguna parte del cuerpo que desprecias? ¿Con qué añoras un cuerpo o cara como alguien más? ¿Alguna vez, como yo, saliste de la casa a la iglesia el domingo por la mañana completamente abrumada por la sensación de que no eres lo suficientemente atractiva?

O tal vez estás del otro lado de las cosas. Tal vez amas tanto tu cuerpo que lo demuestras en cada oportunidad. Quizás es lo que define quién eres en tu mente. Tal vez amas tanto tu rostro que pasas gran parte de tu día tomando ‘selfies’ para que puedas obtener la aprobación del mundo en las redes sociales.

¿Cómo es que no podemos ver que estamos idolatrando nuestros cuerpos?

Debe ser una de las formas favoritas del infierno para hacernos espiritualmente ciegos. Porque aquí está la verdad sobre una obsesión con la apariencia: no solo cambia nuestro enfoque de nuestra condición espiritual a nuestra condición física. También cambia la forma en que vemos a otras personas. De repente, no estamos mirando a las personas que nos rodean con ojos espirituales. Estamos pensando en su tamaño o su piel o su cabello. Estamos jugando un juego constante de comparación, y podemos comenzar a despreciar a aquellos que sentimos que han sido bendecidos físicamente. En lugar de verlos por lo que son, los vemos por lo que usan y por lo largo que son sus pestañas y cómo nunca luchan contra el acné y cómo parecen ser capaces de comer lo que quieran. Y no hay bondad espiritual en eso. No hay amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, fe o dominio propio en eso. Sólo hay mezquindad y un tipo de juicio que desvaloriza a la humanidad.

¿Qué más podría querer Satanás en las mujeres de Cristo?

Seamos brutalmente honestos. En el corazón de una obsesión con nuestros cuerpos está el deseo de hacer que las mujeres sean celosas y los hombres lujuriosos. Sé que no queremos escucharlo, pero esa es la verdad básica de la situación. Queremos ser admiradas, adoradas y honradas y queremos el asiento principal en la mesa del banquete, y ¿no es eso a lo que realmente se reduce todo pecado? ¿Un deseo de robar tanta gloria como podamos? Comenzó con el primer pecado en el jardín, cuando Eva se dio cuenta de que lo que realmente quería era ser igual a Dios.

En 1 Corintios 6, Pablo advierte contra la inmoralidad sexual, y luego deja caer esta verdad que debería ponernos de rodillas: ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20 Pues por precio habéis sido comprados; por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios. (v.19-20)

¿Por qué en el mundo pensamos en el poder efímero que viene con la belleza física cuando tenemos el poder eterno y perfecto del Espíritu Santo dentro de estas conchas? Cuando nos obsesionamos con nuestra apariencia, cuando desperdiciamos el deseo del espacio del corazón de parecernos a otra persona, cuando nos morimos de hambre y nos castigamos a nosotros mismos y nos odiamos porque no cumplimos con algún estándar arbitrario, e incluso cuando tratamos desesperadamente de mantener una belleza que la Biblia claramente nos dice que es temporal, no estamos honrando a Dios con nuestros cuerpos. Somos como los fariseos, honrando a Dios con nuestros labios cuando nuestros corazones están lejos de Él. (Mateo 15: 8)

Deberíamos esforzarnos por mirar y sentir lo mejor posible. Pero, ¿Cuál es la banda sonora sin fin que seguimos tocando a nosotros mismos? ¿La que dice que si no somos bellos no importamos? ¿La que dice que Dios otorga belleza a unos y no a otros porque es cruel? ¿La que desea que Dios haya hecho un trabajo un poco mejor para formarnos? ¿La que nos hace resentir a las mujeres que tienen más de lo que queremos? Está matando nuestro crecimiento espiritual. Está bloqueando nuestra visión espiritual. Y nos está haciendo temer al mundo más de lo que tememos a Dios.

Jesús vino a esta tierra como un humilde siervo. Pudo haber elegido cualquier cuerpo, cualquier rostro. Podría haber nacido como un hermoso bebé pequeño que se convirtió en una estrella de cine de hombre. Podría haberse dado a Sí mismo esos penetrantes ojos azules que vemos en las pinturas. Podría haber tenido un cabello precioso y una cara cincelada, y podría haber causado que la gente se desmayara en cada lugar que fuera. Pero, la Biblia nos dice que no tenía belleza o majestad que atrajera a las personas hacia Él. (Isaias 53:2) Era un tipo de aspecto ordinario. O tal vez incluso se lo consideró físicamente poco atractivo. No era Su rostro lo que Él quería que la gente recordara. Fue la gloria de Dios. Su única preocupación era traer gloria al Padre.

Tenemos el mismo poder de glorificación viviendo en estos cuerpos imperfectos hoy. En lugar de pasar todo el día pensando cómo desearíamos que nos vieran los ojos físicos, deberíamos comenzar a orar para que nadie recuerde una sola cosa sobre nuestra apariencia física una vez que nos hayamos ido, que solo recordarán la luz que glorifica a Dios que se derrama de nosotros a donde quiera que vayamos, libre de nuestra antigua obsesión con nosotros mismos.

Melissa Medginton

Leer más

Predicador es arrestado en la calle por decir que homosexualidad es pecado

REINO UNIDO.-  Un predicador estaba predicando en la calle acerca de la Salvación en Cristo y haciendo un llamado a dejar el pecado, cuando fue arrestado por la Policía, después que una mujer lo acusó de “homfobia“.

El predicador canadiense, David Lynn, que estuvo por Londres en viaje misionero, fue acusado por una mujer lesbiana, quien aseguró a los policías que escuchó decir al evangelista que la homosexualidad es “pecado”.

Cuando lo agentes llegaron al lugar donde Lynn estaba predicando, le comunicaron que estaba arrestado y le explicaron los motivos. El predicador les dijo que sólo mencionó lo que dice la Biblia, enfatizando que todas las personas que viven en pecado deben arrepentirse.

Lynn negó haber ofendido a la mujer, pero insistió que sólo predicaba la Salvación a través de una relación directa con Jesús. Mientras que él aún continuaba predicando, fue arrestado y conducido hasta la comisaría cercana a la estación del metro de Barking.

Todo el episodio fue filmado por cristianos de la iglesia local que había invitado a Lynn. El pastor estuvo preso durante 20 horas.

La organización Christian Legal Center (CLC), que defiende la libertad religiosa de cristianos en el Reino Unido, pidió la inmediata libertad de Lynn, alegando que no cometió ningún crimen y que la acusación de homofobia’ era insostenible.

Lynn, califica el accionar de la policía como “precipitada”, mientras que representantes de la CLC dijeron que los policías se disculparon con el predicador y admitieron que estuvieron equivocados en arrestarlo y lamentaban el “malentendido”.

Aun así, Andrea Williams, líder de CLC, afirmó que el caso fue sólo una prueba más que “los predicadores callejeros están siendo censurados“. Se han producido casos similares en el pasado.

Lynn, que nunca recibió una condena durante la experiencia de 22 años como predicador de la calle, dijo que esta experiencia no le impedirá continuar proclamado las Buenas Nuevas de Jesucristo.

Fuente

Leer más