Contáctanos: info@cristojuvenil.com

REFLEXIÓN: Cuando Dios cambia tus planes

Un granjero, al ver que un pájaro estaba tratando de construir su nido en un montón de maleza formada por ramas secas que se habían cortado de unos árboles, se acercó allí y deshizo la obra que tanto trabajo le había costado a la pequeña ave. Al día siguiente, ésta ya estaba reanudando de nuevo su tarea pero con el mismo resultado, pues también esta vez el granjero destruyó el nido.

Por tercera vez el pájaro empezó a construir su nido, ahora en el alero del tejado junto a la venta de la cocina. El granjero lo miró y sonriéndose, lo dejó  continuar con su tarea.

Días después el fuego destruía el montón de ramitas donde por dos veces el pájaro había intentado poner su nido, pues era sólo un haz de leña para quemar.

Cuando emprendemos nuevos planes y proyectos, lo hacemos con mucho entusiasmo y ponemos nuestro mejor esfuerzo seguros de que Dios no bendecirá; pero de repente llega algo que destruye lo que habíamos iniciado. Volvemos a comenzar nuestra tarea y pasa otra cosa más que nos impide cumplir nuestros planes.

En muchas ocasiones la gente se da por vencida la primera o  la segunda vez que trata de hacer algo,  o sigue intentando pero sin cambiar nada y culpan a Dios o se decepcionan de Él porque las cosas no les salen bien, sin darse cuenta que Dios los está guardando de algo que podría destruirlos.

“Mis pensamientos no se parecen en nada a sus pensamientos —dice el Señor—.   Y mis caminos están muy por encima de lo que pudieran imaginarse. Pues así como los cielos están más altos que la tierra,   así mis caminos están más altos que sus caminos y mis pensamientos, más altos que sus pensamientos”. Isaías 55:8,9 (NTV)

Es muy bueno tratar de superarse y emprender cosas pero nuestros planes deben ser consultados con Dios en oración, pidiéndole sabiduría para poder tener éxito en lo que hagamos.

Consulta con Dios todos tus planes, ora  y cuando una dificultad se presente, pregúntale cuál es su voluntad, pide su guía para que todo lo que hagas prospere y no te encapriches en una sola cosa, si no se da es porque Dios puede estar guardándote de algo que tú no llegas a ver.

No te enojes cuando Dios cambie tus planes y por el contrario agradece y confía, porque podrías estar encaminándote a la ruina sin darte cuenta.

CVCLAVOZ.
Leer más

REFLEXIÓN: No dejes de ser justo

Proverbios 4.18-19 PDT: “El camino de los justos es como la luz del amanecer, que cada vez brilla más hasta que se hace de día. En cambio, el camino de los perversos es como las tinieblas; no saben con qué tropiezan”

Los justos buscan hacer lo que es correcto delante de Dios y de los hombres, no importa dónde se encuentren, sus palabras y acciones son como una luz que alumbra en un lugar oscuro, marcan la diferencia al poner en práctica lo que aprendieron en sus hogares y lo que les enseñó el Señor mediante su palabra.

Cuando un justo realiza alguna actividad tiene la bendición de lo alto pero muchas veces las personas perversas querrán opacar esa luz tratando de sumergir a esa persona en la oscura corriente de la incertidumbre con murmuraciones, amenazas y mentiras; pero no toman en cuenta lo que enseña la palabra:

Dios pagará a cada uno según lo que haya hecho.”(Romanos 2.6 PDT)

Si una persona hace mal a su prójimo se encuentra ante algo inevitable, que Dios le dará conforme a lo que haya hecho; si hizo mal, muchos males le esperarán pero si hizo lo correcto y bueno las bendiciones no faltarán y llegarán en el tiempo preciso.

Tal vez en este día te encuentres acorralado por personas que buscan tu mal, pero recuerda que Dios es tu defensor, quien cuida tus pasos y no te abandonará nunca aunque un ejército de personas perversas te rodeen, Él estará a tu lado, guardando tu vida, tu corazón y tu alma.

Por Carlos E. Encinas
Leer más

REFLEXIÓN: Diferencias

Cada persona es única, diferente y especial por lo que es inevitable que a veces estas diferencias produzcan conflicto entre nosotros; es por esta razón el Señor nos dejó su palabra para que aprendamos a relacionarnos unos con otros y actuar de una manera sabia.

Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.” Colosenses 3:13 (RVR 1960)

David Wilkerson decía que soportar y perdonar son dos asuntos diferentes. Soportar significa cesar toda acción y pensamiento de revancha. Es decir, resistir el dolor y no hacer justicia por nuestras propias manos, abandonar el orgullo para actuar con sabiduría.

Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen” Mateo 5:44 (RVR 1960).

Por otro lado, perdonar implica “Amar a nuestros enemigos y orar por ellos”. La palabra griega “amar” no significa afecto sino “entendimiento moral”. Dicho de una forma simple, perdonar a alguien no tiene nada que ver con nuestras emociones, sino más bien se trata de tomar una decisión moral para quitar el odio de nuestros corazones. (David Wilkerson)

Es posible que se hayan presentado roses o conflictos con tus amigos, familiares, compañeros, etc., pero recuerda que eres ser humano y la otra persona también, por tanto es natural que presenten emociones intensas ante una situación complicada; sin embargo, cuando ocurra no olvides que la Palabra de Dios nos enseña a “SOPORTAR”.

Este tiempo te animo a reflexionar en este tema, piensa en aquellos con los cuales has tenido contratiempos sean amigos, familiares o conocidos; después decide soportar y perdonar sin tomar en cuenta tus emociones, sin considerar lo que te conviene, sino lo que dice la palabra de Dios.

¿Estás dispuesto a dar la otra mejilla?

CVCLAVOZ
Leer más

REFLEXIÓN: Sigue lo Bueno

En la vida tenemos dos caminos que podemos seguir, del bien o del mal, el camino correcto o el incorrecto, el de la vida o la muerte, como quieras llamarlo; y la Biblia menciona el destino de cada uno de ellos: “El camino de la vida es hacia arriba al entendido, Para apartarse del Seol abajo.” Proverbios 15:24 (RVR1960)

Proverbios 4:10-19 dice que, si quieres tener buena y larga vida, sigas el camino de la sabiduría y que te alejes del camino de los malos, y hace una seria advertencia: “No hagas lo que hacen los perversos ni sigas el camino de los malos. ¡Ni se te ocurra! No tomes ese camino. Aléjate de él y sigue avanzando.” V. 14-15

Hoy en día es muy fácil andar por el camino incorrecto, porque los valores y principios se están dejando de lado y se da más prioridad al satisfacer a uno mismo, dejando de lado las instrucciones de Dios. Es más fácil mentir que decir la verdad, o ser infiel antes que solucionar los problemas conyugales, también traspasar las leyes que respetarlas, o tener que engañar para tener más ganancias que trabajar con honradez y así podemos extendernos con más ejemplos.

Lo cierto es que si eliges seguir lo malo, enfrentarás un constante peligro, porque ese camino es como la densa obscuridad y no sabes con qué puedes tropezar, menciona Proverbios. Además te llevará a un destino eterno lejos de Dios.

En cambio, si optas por ir en contra la corriente de este mundo y sigues lo bueno, brillarás, como la primera luz del amanecer, que brilla cada vez más hasta que el día alcanza todo su esplendor. Tendrás el respaldo de Dios si sigues su guía, por eso:

“Aférrate a mis instrucciones, no las dejes ir; cuídalas bien, porque son la clave de la vida.” Proverbios 4:13 y tendrás la seguridad de que estarás eternamente con tu Padre Celestial.

¡Sigue lo bueno!

CVCLAVOZ
Leer más

REFLEXIÓN: Provisión de Dios

A lo largo de la historia del pueblo de Israel, podemos ver que el Señor suplió sus necesidades, tanto físicas como espirituales.

Cuando estuvieron en el desierto, su ropa y calzados no envejecieron, tampoco les faltó el alimento diario. Al llegar a la tierra prometida encontraron cultivos, viñedos y olivares, además de las ciudades ya construidas; tenían todo lo que pudieran requerir.

Así como el Señor suplió las necesidades de Su pueblo en el pasado, lo hace en el presente y de hecho lo seguirá haciendo, Su Palabra lo dice en Mateo 6: 25-26:

“»Por eso les digo que no se preocupen por la vida diaria, si tendrán suficiente alimento y bebida, o suficiente ropa para vestirse. ¿Acaso no es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa? Miren los pájaros. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta. ¿Y no son ustedes para él mucho más valiosos que ellos?” (NTV).

Esta promesa nos da la seguridad de que siempre podemos contar con la provisión divina, recordar cómo Dios nos proveyó en el pasado, nos da esperanza y también fuerzas para mirar hacia el futuro.

Si hoy te encuentras con dificultades, te animo a clamar al Señor y a creer en Su Palabra.

Por Cesia Serna
Leer más

Natan el Profeta ft Hennessy – Complices

Leer más

Redimi2 – La Fiesta (Video Oficial)

Leer más

REFLEXIÓN: Todo ayuda a bien

Cuando Bernard Gilpin, clérigo inglés, llamado “el apóstol del norte”, estaba viajando a Londres para ser juzgado a causa de su fe, se cayó y fracturó una pierna, lo cual detuvo su viaje durante unos días.

Gilpin decía muy frecuentemente: Nada sucede a los que creen en Dios que no sea para su bien; así que la persona encargada de su custodia, aprovechó la ocasión para echarle en cara una observación y le dijo: “¿Por qué cree que se ha roto esta pierna?” A lo que Gilpin le respondió: “De momento no lo sé, pero Dios debe tener sus razones”.

Y así fue. Durante los días que detuvo su viaje, murió la reina María. Esta aflicción lo libró milagrosamente de la muerte segura, pudiendo volver a Houghton pasando por muchos pueblos, donde los creyentes le expresaron su gran gozo bendiciendo a Dios por su libertad.

Normalmente no entendemos el propósito de las pruebas y nos desesperamos, enojamos, frustramos, culpamos a Dios, etc., sin entender que nuestra vista y entendimiento son más pequeños que los del Señor y que sus planes van más allá de este día, semana o año.

Es probable que hoy no entiendas el propósito de la prueba y capaz que tampoco lo hagas de aquí a muchos años, pero puedes tener la certeza que Dios obra para bien para aquellos que confían en Él y guardan sus palabras.

“Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos” Romanos 8:28 (TV)

Nada es al azar, nada sucede porque sí o se escapa de las manos de Dios. Todo nos ayuda a crecer, a formarnos, a aprender para ser capaces de cumplir los planes para los que fuimos creados. Así que si estás atravesando una prueba o las cosas no salen como tú quisieras  y no entiendes el propósito, confía en los planes soberanos de Dios porque Él tiene cuidado de ti.

CVCLAVOZ
Leer más

REFLEXIÓN:¿Por qué sufrir?

“¿Por qué tengo que estar tan angustiado y sufrir tanto? Confía en Dios. Volveré a alabarlo por haberme salvado.” (Salmos 42:5 PDT)

La vida es un camino por el que andamos, tenemos  aciertos, desaciertos y los sufrimientos muchas veces son inevitables; es en esos momentos cuando damos lugar a la pregunta más recurrente: ¿Por qué?

No nos damos cuenta que la razón de las tristezas no se encuentra en la circunstancia, sino en nosotros, en el alma que carga con el pesimismo porque dejamos de ver y escuchar a Dios, quien nos cuida, y cedemos ante la opresión del maligno.

El Señor es fiel y misericordioso, si bien los problemas pueden  distraer nuestra mirada, lo que debemos hacer es presentar a Jesucristo nuestros pesares en oración para que todo lo que nos aparta de Él se disipe.

“Tú me enseñas el camino que lleva a la vida. Hay mucha alegría en tu presencia; a tu derecha hay placeres que duran para siempre.” (Salmos 16.11 PDT)

Apartados de Dios somos presa de la tristeza y la desesperación, sólo Él puede salvarnos y llevar nuestro dolor; el Señor es quien nos brinda el gozo en medio de la dificultad.

¿Tienes a Dios presente en todo momento?

Por Carlos E. Encinas
Leer más

REFLEXIÓN: Empezar de nuevo

Si bien cada día podemos empezar de nuevo, el inicio de una etapa puede ser bastante alentador para este propósito. Cuando culmina un tiempo siempre evaluamos cómo nos fue, lo que hemos logrado, los avances y fracasos; a pesar de los resultados este análisis nos ayuda porque se da fin de un periodo para emprender otro y tener la oportunidad de ser mejor.

“Hermanos, no digo que yo mismo ya lo haya alcanzado; lo que sí hago es olvidarme de lo que queda atrás y esforzarme por alcanzar lo que está delante, para llegar a la meta y ganar el premio celestial que Dios nos llama a recibir por medio de Cristo Jesús.” (DHH) Filipenses 3:13-14

Tenemos una carrera por delante, por tanto es tiempo de soltar el pasado. Si queremos que este nuevo año sea grandioso y podamos alcanzar nuestras metas, existe un requisito primordial que es olvidar lo que queda atrás y esforzarnos por lo que está adelante. Tienes un largo camino por recorrer y ¡lo que quedó atrás ya no cuenta!

Es suficiente de lamentarse por las caídas, debilidades o errores cometidos; eres humano y es natural que te equivoques, e incluso que vuelvas a caer, pero tu mirada no debe estar en ello sino en el reto que tienes por delante. Este tiempo te animo a luchar por tus sueños, valora a las personas que están contigo porque quizá mañana se vayan, disfruta el presente y ¡Perdona!

El perdón es necesario para que no sigas atado emocionalmente al ayer ¿Quieres avanzar? Entonces quiebra todo lo que te une al pasado como la amargura y el rencor. No olvides que por delante te esperan lindas bendiciones, amistades que conocerás y otras cosas, pero primero debes aprender a soltar lo que está atrás.

¡Olvidemos y sigamos adelante!

 

CVCLAVOZ
Leer más

Alex Linares – Al que le Sirva el Sombrero (Video Oficial)

Leer más

REFLEXIÓN: Tomados de su mano

El comienzo de un nuevo año es algo importante para todos nosotros, porque después de habernos evaluado comenzamos a trazarnos nuevos objetivos. Puede que tus metas no se hayan cumplido el 2018, pero… ¿Qué tal si empezamos de nuevo? 

Cree desde ahora que el 2019 es el año bueno y agradable que el Señor te da, en el cual verás un nuevo amanecer sobre tu vida y en la de tus seres queridos y donde Su luz brillará más fuerte que nunca.

Proverbios 3:5-6 (NTV) dice: Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y Él te mostrará cuál camino tomar.

Si analizamos este versículo, podremos encontrar tres palabras claves que serán de ayuda en la realización de nuestras metas para este año:

-Confiar en Dios con todo el corazón, ¿A cuántos no nos ha costado confiar en Dios y  más si nos encontramos en pruebas? Si de verdad quieres lograr grandes cosas este año, no pongas tu confianza en otra cosa que no sea Jesús, deja que Él obre en tus sueños y metas, porque sólo así verás el cumplimiento de cada una de ellas.

-El no depender de tu propio entendimiento o del conocimiento que puedes tener, te llevará a enfocarte en Dios a pesar de la dificultad.

– Y ante todo busca la voluntad de Dios, porque de esa forma Él te mostrará el camino que debes tomar para andar en rectitud y no tropezar jamás.

Esta es una nueva oportunidad que Dios nos da, estamos iniciando un nuevo año, pero  si empezamos por ignorar Su Palabra en nuestras vidas, nunca tendremos la dirección que necesitamos para tomar pequeñas o grandes decisiones.

Hoy te animo a entregarle cada uno de tus planes a Dios, si de verdad deseas conquistar esos sueños, entonces no permitas que tu año sea sólo la continuación de malas e historias pasadas; empieza a ir por más, porque sólo tomado de su mano podrás alcanzar tus objetivos.

¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo! 1 Corintios 15:57 (NVI)

Por Ruth Mamani
Leer más

REFLEXIÓN: Cuida tus Palabras

“No digan malas palabras. Al contrario, digan siempre cosas buenas, que ayuden a los demás a crecer espiritualmente, pues eso es muy necesario.” Efesios 4:29 (TLA)

Es triste que muchas personas usan frecuentemente palabras agresivas, hirientes, groseras, etc. con gente que está a su alrededor sin medir consecuencias y el daño que puede causar.

Al calor de las emociones nuestros labios suelen emitir palabras negativas e hirientes que lastimosamente dañan relaciones. Santiago 3:5 dice: “Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!”

Oí un dicho: “Cuando la emoción sube la inteligencia baja” y es cierto, porque no piensas todo lo que acarreará tu reacción negativa y más aún cuando estás encendido en enojo dices palabras hirientes, incluso lo que no es, sólo por herir, por “defenderte” a causa del fuego que se provocó en tu interior por algún problema.

Es por ello que debemos tener cuidado de todo lo que almacenamos en nuestro interior, pues todo lo que ingresa a nuestro corazón es el resultado de nuestras reacciones. Lucas 6:45 dice: “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.”

Si frecuentemente tus palabras no son de bien, es el momento que permitas a Dios transformar tu corazón, llenarte de su Palabra, que su Espíritu Santo te ayude a tener control y que toda emoción negativa sea filtrada por Él.

Edifica y no destruyas, pero hazlo con la ayuda de Dios.

 

CVCLAVOZ

 

Leer más

REFLEXIÓN: No dejes de luchar

El señor y la señora Curie trabajaron durante muchos años con paciencia disolviendo toneladas de materia en busca de la misteriosa sustancia a la que su ciencia los guiaba.

Cuentan que en cierta ocasión Pierre Curie dijo a su esposa con visible desaliento: Quizá lo que nosotros buscamos será hecho dentro de un siglo, pero parece no ser obra de nuestro tiempo.

La señora Curie respondió que sería una gran lástima si tal descubrimiento tardara otro siglo, pero con todo – dijo – no dejaré de trabajar en él mientras viva.

Y una noche sucedió algo maravilloso. Toda la tarde habían estado cuidando a un hijo enfermo cuando este por fin se durmió Marie Curie dijo a su marido: ¿Qué te parece si bajamos al laboratorio por un rato? Y tomados de la mano así lo hicieron.

– No enciendas las lámparas- dijo ella en el momento en el que daban vuelta la llave – ¿Te acuerdas que me dijiste que el radio sería una luz de un hermoso color?

Tan pronto como abrieron la puerta quedaron asombrados ante la visión de una luz azul que iluminaba su mesa. Incapaces de hablar permanecieron unos instantes  agarrados uno del otro con asombro y se sintieron completamente recompensados por los años de esfuerzos desalentadores, la pobreza y el ridículo que  ambos había compartido con infatigable tenacidad.

La perseverancia había tenido su premio, el radio era por fin una realidad y en 1903, Pierre Curie y su esposa Marie Curie, pioneros en los estudios de radiactividad,  fueron galardonados con el Premio Nobel de Física, además de otros reconocimientos.

Es probable que al igual que los esposo Curie, vengas intentando y luchando por algo en  lo que crees, que estés peleando por salir de la crisis financiera, por iniciar un nuevo negocio, que estés tratando de salvar tu familia o que te  encuentres enfrentando una enfermedad y hasta este momento no has visto los frutos de tu esfuerzo.

Todos nos desanimamos cuando llevamos mucho tiempo luchando por algo y no parece dar frutos, por el contrario, pareciera que todo sale mal. Sin embargo, Dios siempre recompensa el esfuerzo de aquellos que lo aman y honran, de quienes luchan incansablemente.

La historia de Pierre y Marie Curie no es la única de años de lucha que terminaron siendo recompensados. ¿Cuál es tu batalla?

“También nos alegramos al enfrentar pruebas y dificultades porque sabemos que nos ayudan a desarrollar resistencia. Y la resistencia desarrolla firmeza de carácter, y el carácter fortalece nuestra esperanza segura de salvación. Y esa esperanza no acabará en desilusión. Pues sabemos con cuánta ternura nos ama Dios, porque nos ha dado el Espíritu Santo para llenar nuestro corazón con su amor”. Romanos 5: 3- 5 (NTV)

No importa cuánto tiempo vienes intentando algo o lo difícil o frustrante que ha sido el año que ha finalizado, este nuevo año podrías ver el fruto de todo tu esfuerzo, de la batalla que has estado peleando. Dios bendice  y fortalece a quienes perseveran y guardan sus mandamientos, Él renovará tus fuerzas.

“En cambio, los que confían en el Señor encontrarán nuevas fuerzas; volarán alto, como con alas de águila. Correrán y no se cansarán;  caminarán y no desmayarán”. Isaías 40:31  (NTV)

¡No te rindas, acaba de empezar un nuevo año y con él nuevas oportunidades!

CVCLAVOZ
Leer más

REFLEXIÓN: Trazando metas

A propósito de un nuevo año 2019

Dentro de mi carrera periodística, nunca me destaqué por ser la mejor en noticias del día (o diarismo), pero siempre me reconocieron por ser la más organizada. Esto me llevó a tener éxito y sobre todo a confianza de mis jefes y las fuentes. Porque, a diferencia, reaccionar a la noticia del día, iba más allá y llevaba mi propia agenda con lo que podía anticipar la cobertura de un tema e incluso sacarlo a la luz pública. 

Cuando Dios me llevó a quedarme en casa a cuidar de mi familia en pleno crecimiento, transferí más intensamente el don de organización que Él me dio, para poder tener un hogar organizado y aprender a alcanzar metas familiares y ministeriales. 

En cualquier área de nuestra vida que queramos alcanzar una meta, por ejemplo bajar de peso o ahorrar dinero, existen pasos sencillos y claros que hay que seguir:  

  • Determinar si nuestra meta es grande o pequeña.  
  • Si es a largo, mediano o corto plazo. 
  • Definir qué cantidad de tiempo y dinero hay que invertir.
  • Reconocer los pasos necesarios para alcanzarla.
  • Prever imprevistos.  
  • Planificar, no improvisar. 

Estos pasos los aprendí a aplicar luego de participar en talleres sobre organización y leer libros de autoayuda. Sin embargo, más allá de las técnicas recomendadas por los expertos de planificación, encontramos en la Biblia la guía perfecta para alcanzar una meta: 

Someter nuestros planes y deseos al Señor para alinearlos a su voluntad

  • «Encomienda al Señor todas tus obras y tus pensamiento serán afirmados.» Proverbios 16:3 (RVR1960)  
  • «Porque mis pensamientos no son los de ustedes, ni sus caminos son los míos  —afirma el Señor—. Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes; ¡más altos que los cielos sobre la tierra!» Isaías 55:8-9 (NVI)  
  • «Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.» Jeremías 29:11 (NVI) 
  • «El corazón humano genera muchos proyectos, pero al final prevalecen los designios del Señor.» Proverbios 19:21 (NVI)   

Planificar bajo la cobertura de la oración

  • «Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo.» Eclesiastés 3:1 (NVI)  
  • «Supongamos que alguno de ustedes quiere construir una torre. ¿Acaso no se sienta primero a calcular el costo, para ver si tiene suficiente dinero para terminarla?» Lucas 14:28 (NBV)  

Consultar con Dios y los mentores que Él pone en nuestro camino, por ejemplo los pastores y líderes de la iglesia

  • «Sin consulta, los planes se frustran, pero con muchos consejeros, triunfan.» Proverbios 15:22 (LBLA)  

Ejecutar el plan sin apresurarse

  • «Los proyectos del diligente ciertamente son ventaja, mas todo el que se apresura, ciertamente llega a la pobreza.» Proverbios 21:5 (NBLH)  
  • «El corazón del hombre traza su rumbo, pero sus pasos los dirige el Señor.» Proverbios 16:9 (NVI)  

Ante toda meta que es inspirada por Dios, aunque sea un gran desafío para nosotros, hay que saber que «todo lo puedo en Cristo que me fortalece.» (Filipenses 4:13 RVR1960)

¡Bendecido 2019!

CVCLAVOZ.
Leer más

REFLEXIÓN: Solo Agradece

“Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios.” Salmo 103:2 (RVR)

Recordar que Cristo murió por nosotros y dar gracias por lo que somos ahora, nos ayudará a contrarrestar todo pensamiento negativo que muchas veces invade nuestra mente. Quizás hayas tenido experiencias amargas o situaciones conflictivas durante este año, pero más allá de todo esto, toma un momento para agradecer a Dios por todo lo que Él te ha dado. No esperes a perder algo o a alguien para darte cuenta del valor que tienen, comienza hoy mismo a recordar que todo lo que eres y lo que posees son bendiciones de tu Padre. Te animo a que dediques una oración, no para pedir, ni tampoco para hablar con Dios acerca de tus problemas, sino sólo para agradecer. Al hacer esto, es probable que te sorprendas al recordar la cantidad de bendiciones que Dios te ha dado y por lo tanto de todos los motivos que tienes para agradecer.

Quizás, hoy mismo te encuentres en un duro momento de tu vida, en el que no ves motivos para estar agradecido, pero aun así, comienza a dar gracias a Dios, porque Él tiene el control y porque pronto saldrás en victoria.

Por Ruth Mamani
Leer más

REFLEXIÓN: Confiar hasta lo último

Hudson Taylor, después de recibir su llamado como misionero, se mudó a una zona marginal para trabajar con un doctor y así acumular un poco de conocimiento médico y acostumbrarse a la vida que le esperaba en las misiones.

Una noche fue llamado para asistir y orar por una mujer enferma con 2 hijos muriéndose de hambre. Mientras el trataba de orar, sus palabras temblaban en su boca porque tenía en su posesión su única moneda de plata que respondería a su oración y aliviaría sus sufrimientos de alguna manera. “¡Hipócrita!” Escuchó a su corazón condenarlo. “Hablándole a la gente acerca de un Padre tierno y amoroso en el cielo y tú no estás preparado para confiar en Él por ti mismo sin tu dinero”

Finalmente Taylor les dio su última moneda, quedando para él sólo un recipiente de avena. Mientras comía su último alimento recordó las escrituras: “A Jehová presta el que da al pobre…” (Prov 19:17) Ahí aprendió que uno puede confiar en Dios con su último centavo.

El día siguiente recibió un paquete, dentro había una moneda de oro que valía 10 veces más que  la moneda de plata. Taylor gritó triunfantemente de alegría.

Aprendió que podía confiar en la palabra de Dios hasta el final, y aunque hubo una lucha interna,  prefirió obedecerle que valerse por sí mismo y no fue decepcionado.

A través de las pruebas podemos ver la mano poderosa de nuestro Señor no sólo para tener la certeza de sus milagros sino para que nuestra fe sea afirmada.

¡Confía en Dios!

“Mejor es confiar en Jehová que confiar en el hombre. Mejor es confiar en Jehová que confiar en príncipes.” Salmos 118:8-9

 CVCLAVOZ
Leer más

REFLEXIÓN: Brindando ayuda

Es común ver por las calles de la ciudad a personas, que empujados por la necesidad, piden dinero a los transeúntes; este tipo de situaciones nos llevan a creer que sólo podemos recibir o brindar ayuda de forma económica, y al parecer es lo que más se espera.

Si bien no se puede negar que es de ayuda, el dinero no puede cubrir todas las necesidades; por ejemplo, brindar tiempo a un amigo o familiar que necesita que alguien lo escuche o le dé un consejo, o relevar por algunas horas a quien tiene un ser querido enfermo. Ciertamente, no hay monto de dinero que reemplace esto.

Cada uno puede dar a otra persona según sus posibilidades, sea un hombro en el cual apoyarse o alimentos, tiempo, etc. Las opciones son muchas, no obstante el Señor puede guiarnos a brindar la mejor forma de ayuda a quienes lo requieren.

“Hay quien todo el día codicia; Pero el justo da, y no detiene su mano.” Proverbios 21:26 (RVR1960).

En adelante cuando te pidan ayuda, no pienses solamente en el aspecto económico, lo importante es saber dar de manera oportuna y con sinceridad.

Por Cesia Serna
Leer más

REFLEXIÓN: Planes para el nuevo año

Seguramente ya empezaste a revisar tu lista de planes de este año, viste qué objetivos alcanzaste y aquellos que no,  ya sabes cuáles pasarán a la lista del próximo año y cuáles quedarán descartados por completo. Lo más probable es que también ya tengas nuevas metas y cosas que te gustarían realizar el  próximo año.

Sin embargo, antes de que sigas aumentado cosas a tu lista, me gustaría compartir una muy breve historia contigo.

Cierta señora se acercó a su pastor y le dijo: Explíqueme, ¿qué quiere usted decir cuando habla de completa consagración?

Por toda respuesta el pastor le extendió una hoja blanca y le dijo: Es  como si usted firmara esto, tal como está, y lo entregara a Dios para que lo llene según su voluntad.

Humanamente podemos hacer miles de planes para el año que empezará en unos días,  pero solamente tendremos éxito si consagramos nuestras vidas y el año venidero a Dios, porque sus planes son siempre mejores que los nuestros y su bendición no añade tristeza.

“Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza”. Jeremías 29:11 (NTV)

Esto no quiere decir que te sientes a esperar, debes trabajar por alcanzar tus metas, por lograr tus objetivos porque Dios bendice la mano diligente y trabajadora; pero antes de que este año termine, reserva un tiempo para hablar con Dios, para agradecerle por las cosas buenas y malas que pudiste vivir este año, para  presentarle tus planes y permitir que Él te dirija y te muestre su voluntad, para pedirle sabiduría para las decisiones que tomarás.

Entrégale tu vida y el año nuevo para que todo lo que emprendas sea bendecido. ¡Confía en sus promesas y en sus planes de bien para ti!

 

CVCLAVOZ
Leer más

REFLEXIÓN: Esta Navidad, no sólo recuerdes el nacimiento de Jesús

En la Navidad, la mayoría de celebraciones se dan en torno al nacimiento de Jesús. Sin embargo, Su nacimiento no es el evento más importante de su venida al mundo. Juan 3:16-18 nos dice que Dios envió a Su Hijo como  un regalo para que seamos salvos, es decir, que toda la vida de Jesús es relevante para nosotros, no sólo su nacimiento.

Jesús vino con el fin de morir por nuestros pecados, pero ¿qué hubiera pasado si a último minuto hubiese desistido? La Biblia nos dice que antes de su muerte estaba entristecido y angustiado en gran manera e incluso oró para que Dios le librara de la muerte (Lucas 22:39-46; Mateo 26.36-46; Marcos 14.32-42). No obstante, no permitió que su tristeza fuera mayor a su propósito y declaró: «no se haga mi voluntad, sino la tuya.» Es así como aceptó su misión, murió crucificado y resucitó al tercer día.

El nacimiento de Jesús no es el único evento que debemos celebrar en Navidad y el resto del año. Sino que cada día debemos recordar que tenemos esperanza y salvación gracias a Jesús. Una forma de mostrar agradecimiento es practicando sus enseñanzas y compartiendo nuestra fe con los demás. Hoy en día no hay excusas para no hacerlo, ya que se puede lograr incluso a través de las redes sociales. 

Lo que importa es que en estas fechas el nacimiento de Jesús no debe ser lo único relevante, sino sus obras, sus enseñanzas, su muerte y su resurrección. Ese es el mensaje que debemos compartir con otros.

No fueron los clavos en sus manos y pies los que sostuvieron a Jesús en la cruz; fue su amor por ti.

cvclavoz
Leer más