Contáctanos: info@cristojuvenil.com

REFLEXIÓN: No te sientes a esperar

El “Watchman examiner” cuenta que en uno de los viajes del evangelista Moody a través del Atlántico, se prendió fuego en el barco. Los pasajeros empezaron a hacer una cadena para apagar el fuego.
Un amigo de Moody le dijo:
– Señor Moody, vámonos al otro lado del barco y pongámonos en oración.

El sensato evangelista replicó:
– No, señor; nos pondremos aquí en la fila y oraremos mientras pasamos los cubos con agua.

La oración es sin dudas el recurso más eficaz para enfrentar cualquier problema que tengamos; sin embargo, de nada sirve que nos sentemos a esperar de brazos cruzados a que llegue la respuesta.
Dios no dejará una sola oración sin responder pero también desea que hagamos nuestra parte, que seamos diligentes, que con fe tomemos acciones y Él irá abriendo puertas, poniendo a las personas indicadas en nuestro camino y bendecirá lo que hacemos si le entregamos a él nuestras cargas en oración.

En Proverbios 13:4 dice: “Los perezosos ambicionan mucho y obtienen poco, pero los que trabajan con esmero prosperarán” (NTV) Y esto no sólo se aplica al área económica, sino a todo. El sentarnos a desear que las cosas cambien no hará que eso suceda, se necesita acción.

Si tienes problemas familiares no esperes sentado a que desaparezcan, habla con tu familia y pide perdón o perdona. Si tus problemas son económicos, pide a Dios que te guíe, busca un trabajo o emprende algo nuevo, ¿cuáles son tus talentos? Si enfrentas una enfermedad sin duda alguna Dios puede sanarte, pero tú también debes cuidar tu cuerpo y ser responsable con tus hábitos y las cosas que consumes.

La oración y la acción van juntas, no te sientes a esperar a que las cosas cambien, sé parte activa de la solución.

 

cvclavoz
Leer más

REFLEXIÓN: Avaricia interminable

“Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.” (Lucas 12.15 RV60)

La avaricia es el deseo excesivo de acaparar riquezas para atesorarlas. Existen personas que tienen lo necesario para vivir, pero quieren más para sí mismos; no está mal que adquieran bienes pero eluden toda responsabilidad del corazón con la sociedad y las personas en necesidad para dedicarse sólo sus posesiones.

Un hombre rico que derribó sus graneros, construyó unos más grandes para acaparar más grano y estar despreocupado sin darse cuenta que su final estaba cerca ¿Para quién realizó ese trabajo si estaba a punto de perder la vida? ¿De qué vale toda la riqueza del mundo si el alma se pierde?

“porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.”(1 Timoteo 6.10 RV60)

Los individuos no se dan cuenta que pueden perder a su familia y amistades por peleas vanas en la lucha por obtener mucho más dinero y bienes que un día desaparecerán, no comprenden que sólo los rodearán buitres que acabarán con sus finanzas y, en algunos acasos, el dinero cambia a las personas y destruye familias enteras.

Si tienes la oportunidad de poseer varios bienes, comparte con las personas que pasan por diversas necesidades, apoya la obra del Señor enfocada en ayudar a otros. Compartir abre las puertas para que muchos reciban alivio y de esta forma puedan también comprender que el Señor se preocupa por ellos, sé un instrumento que traiga paz a esta sociedad ya que esta es una de las maneras de vencer la avaricia.

“A Jehová presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar.” (Proverbios 19.17 RV60)

 

Por Carlos E. Encinas.
Leer más

REFLEXIÓN: Pon orden en tus finanzas

Solemos recibir mensajes de personas que no encuentran solución a sus dificultades económicas, sus finanzas están tan absorbidas por las deudas que no ven otra solución que cubrirlas contrayendo más deudas.

El profeta Hageo describe bastante bien cómo se siente vivir de esta forma:

“Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto.” Hageo 1:6 (RVR1960).

No sirve de mucho esforzarnos y planificar, si dejamos de lado a Dios, o si sólo pedimos pero no hacemos nada para cambiar nuestra situación; Hageo en el versículo previo dice:

“Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos.” Hageo 1:5 (RVR1960).

Este punto es importante, puesto que el camino que sigamos y la forma en que lo recorramos, será determinante en los resultados que obtendremos.

Si pedimos a Dios que nos ayude a salir de deudas, pero seguimos adquiriendo cosas por impulso, no realizamos un presupuesto, o nos quedamos esperando a que mágicamente el dinero aparezca, entonces no estamos actuando acorde a lo que pedimos.

Con esto no quiero decir que el Señor no tiene el poder para hacerlo, de hecho, existen muchos testimonios que comprueban que obra milagrosamente; no obstante, tenemos un Dios de orden, y como hijos suyos debemos aprender a ordenar las distintas áreas de nuestras vidas, una de ellas tiene que ver con nuestros recursos económicos.

Lo primero será ajustar los gastos, otra opción es buscar formas de generar nuevos ingresos, haciendo algo que nos agrada o en lo que somos buenos; también es imprescindible pedir a Dios sabiduría para ser buenos administradores y hacer uso de la paciencia, pues es un proceso que tomará algún tiempo, pero con la ayuda del Señor es posible alcanzar victoria.

“Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir.” Isaías 48:17 (RVR1960).

Por  Cesia Serna
Leer más

REFLEXIÓN: Es mi Padre

Cuentan que un emperador romano, volviendo de la guerra en la cual había vencido, cruzaba las calles de Roma rodeado de sus guardias, en tanto que la multitud lo aclamaba.

Un niño, separándose del pueblo, corrió hacia el carro del emperador con los brazos en alto cuando los guardias le gritaron: ¡Atrás, atrás muchacho… es tu emperador!

El niño se paró y replicó: ¡Es vuestro emperador, pero es mi padre!

Para muchos, Dios puede parecer un ser lejano, frío, a quien no pueden acercarse confiadamente. Sin embargo, Él está esperándonos ansiosamente.

Pese a que la humanidad se ha entercado  en hacer las cosas a su manera, acudiendo a otros dioses, viviendo sin guardar los mandamientos y principios que Dios nos da, Él siempre ha buscado la forma de acercarse a sus hijos y está esperando con los brazos abiertos.  Su perdón y misericordia nunca han menguado.

“Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos” Hebreos 4:16  (NTV)

Así como el niño de la historia pasó por medio de la multitud y sin importar si habían guardias ni cuánta gente aclamaba al emperador, corre hacia  Dios, acércate con la confianza de que eres su hijo y que sin importar los errores que hayas tenido Él te espera, quiere perdonarte y  ayudarte. Su amor por ti es incondicional.

cvclavoz
Leer más

REFLEXIÓN: Dios puede usar tu vida

“Entonces le respondió: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre. Jehová le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre.”(Jueces 6.15-16 RV60)

¿Alguna vez te hablaron de Gedeón, quién era él y cómo lo utilizó el Señor para liberar a su pueblo de los madianitas?

Gedeón era un hombre pobre que se dedicaba a la agricultura, pero para Dios él era un hombre valiente que luchaba por su pueblo con las posibilidades que tenía en ese momento.

Dios usa a gente común para demostrar su poder como dice la palabra: “Sino que lo necio del mundo escogió Dios para avergonzar a los sabios, lo débil del mundo  escogió Dios para avergonzar a los fuertes” (1 Corintios 1:27 RV60)

Para nuestro Padre no importan los títulos que tengamos en esta tierra o nuestros méritos, Él mira con qué corazón le servimos en el ministerio dentro la iglesia, cómo mostramos su amor en la casa y el trabajo.

Gedeón confió en Dios y aunque el ejército disponible para combatir contra los madianitas era de un número reducido, de trescientos hombres, Jehová peleó por ellos.

“Y los tres escuadrones tocaron las trompetas, y quebrando los cántaros tomaron en la mano izquierda las teas, y en la derecha las trompetas con que tocaban, y gritaron: !!Por la espada de Jehová y de Gedeón! Y se estuvieron firmes cada uno en su puesto en derredor del campamento; entonces todo el ejército echó a correr dando gritos y huyendo.” (Jueces 7.20-21 RV60)

Dios puede usar tu vida para bendecir a otras personas, Él te puede dar victoria sobre las dificultades, deja que su palabra cambie tu forma de pensar y toma el paso de fe para servirle, amarle y alcanzar los propósitos que tienes porque el Señor no te desamparará.

Por Carlos E. Encinas
Leer más

REFLEXIÓN: No es con tus fuerzas

Nehemías era copero del rey Artajerje y se encontraba lejos de su pueblo. Cuando se enteró que su pueblo había sido destruido, se puso a llorar, ayunar y orar a Dios.

¿Cómo reaccionas tú cuando ves que tu familia está en ruinas? ¿Buscas a Dios como Nehemías lo hizo o intentas arreglar según tus fuerzas?

Nehemías era un hombre de oración que nunca dudó de Dios, él sabía que con sus fuerzas no iba a lograr nada y que la verdadera victoria estaba en pedir ayuda a Dios. Era consciente de que restaurar Jerusalén no dependía de un ejército o de fuerza propia, sino del Espíritu del Señor.

“Oh Señor, Dios del cielo, Dios grande y temible que cumples tu pacto de amor inagotable con los que te aman y obedecen tus mandatos, ¡escucha mi oración! Mírame y verás que oro día y noche por tu pueblo Israel. Confieso que hemos pecado contra ti. ¡Es cierto, incluso mi propia familia y yo hemos pecado! Hemos pecado terriblemente al no haber obedecido los mandatos, los decretos y las ordenanzas que nos diste por medio de tu siervo Moisés. Te suplico que recuerdes lo que le dijiste a tu siervo Moisés: “Si me son infieles los dispersaré entre las naciones; pero si vuelven a mí y obedecen mis mandatos y viven conforme a ellos, entonces aunque se encuentren desterrados en los extremos más lejanos de la tierra, yo los volveré a traer al lugar que elegí para que mi nombre sea honrado”. ¡Oh Señor, te suplico que oigas mi oración! Nehemías 1:5-11 (NTV)

Con estas palabras, Nehemías, empezó a luchar por su pueblo y aunque no fue fácil restaurar su nación, nunca se rindió. Su fe en Dios era más grande que su adversidad y no dejó que el problema le afectará o desanimará; y en todo momento se mantuvo firme, confiando en el Dios grande y poderoso que tenía.

Nehemías nos enseña que hay restauración si buscamos a Dios y confiamos en Él. Que todo es posible si Dios está con nosotros. Tú también puedes lograr la restauración de tu matrimonio o familia. Porque todo es posible, si tienes fe. “Los que confían en mí nunca serán avergonzados dice el Señor” (Isaías 49:23)

Nunca es tarde para luchar por la familia, solamente necesitas buscar a Dios y dejar que Él te guíe. «¡No le tengan miedo al enemigo! ¡Recuerden al Señor, quien es grande y glorioso, y luchen por sus hermanos, sus hijos, sus hijas, sus esposas y sus casas!». Nehemías 4:14 (NTV)

cvclavoz

Leer más

REFLEXIÓN: Dios cuida de ti

En estos días hemos visto diferentes situaciones que suelen ser desalentadoras: tensión política, desastres naturales, inestabilidad económica, etc. Esto nos lleva a pensar cómo haremos frente a lo que está por venir.

Y si bien, no hay mucho que podamos hacer para contrarrestarlas, en la Palabra de Dios encontramos lo que debemos hacer:

“Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, 16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. 17 Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.” Efesios 5:15-17 (RVR1960).

El Señor nos insta a ser cuidadosos en las decisiones que tomamos, esforzarnos en llevar a cabo nuestras actividades con diligencia, como dice el versículo 16, “aprovechando bien el tiempo…”, pero sobre todo debemos buscar la voluntad de Dios.

Para ello, es necesario recurrir al Señor por sabiduría: “Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie.” Santiago 1:5 (NVI).

Es imprescindible que pidamos sabiduría, porque sólo de esta forma podremos comprender la Palabra, aplicarla a nuestra vida; y así podremos conocer la voluntad del Señor para nuestras vidas.

Hoy te animo a no mirar lo complejo de la situación, sino al Señor, cree que Él cuida de ti y que no te abandonará en ningún momento.

“Pues el Señor Dios es nuestro sol y nuestro escudo; él nos da gracia y gloria. El Señor no negará ningún bien a quienes hacen lo que es correcto.” Salmos 84:11 (NTV).

Por Cesia Serna

Leer más

REFLEXIÓN: Escuchar y obedecer

Pedro era un experto pescador, alguien que conocía bien ese trabajo, pero después de pescar toda la noche junto a sus compañeros no habían conseguido nada nada. Parecía en vano el trasnoche, el trabajo, el cansancio, soportar el frío y permanecer encima de una barca.

Resignados y tristes, Pedro y sus compañeros lavaban sus redes al amanecer. Pero justo ese día Jesús estaba a orillas del lago enseñando la palabra de Dios y cuando terminó de hablar, le dijo a Pedro:

“Lleva la barca hacia aguas más profundas, y echen allí las redes para pescar.” Lucas 5:4. (NVI)

¿Qué? ¿Volver de nuevo al lago para no pescar nada? ¿Acaso Jesús no se daba cuenta que estos pescadores ya no tenían fuerzas y que necesitaban descansar? ¿Es el momento indicado para decirles que vuelvan a las aguas profundas y que echen sus redes? Estuvieron en el mar toda la noche y no pescaron nada.

Pedro tranquilamente podría haber mostrado su enojo o ignorar las palabras de Jesús, pero vio autoridad en Él y dijo: “como tú me lo mandas, echaré las redes.” Lucas 5:5. (NVI)

En vez de molestarse y desobedecer, escuchó pacientemente y decidió obedecer. ¿Qué pasó después? Las redes se llenaron de tantos peces que comenzaron a romperse. Tanto, que tuvieron que pedir ayuda a los compañeros de la otra barca y aun así las dos barcas estaban llenas de peces y a punto de hundirse. (Lucas 5:6-7)

Cuán importante es saber escuchar a Dios y obedecer, Él mismo dijo: “Mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco, y me siguen.” Juan 10:27.

Nuestra capacidad o experiencia, nunca será suficiente para resolver las situaciones difíciles que enfrentamos en la vida. Necesitamos ser pacientes, escuchar la voz de Dios y obedecer.

Quizás has luchado por años por tu familia y hoy estás resignado. Tal vez tienes problemas con la salud y piensas que no hay esperanza. Posiblemente crees que tu esfuerzo por buscar la solución a tu problema es en vano y piensas rendirte. Hoy te animo a escuchar la voz de Dios y obedecer.

El Señor dice: “Mis ojos están puestos en ti. Yo te daré instrucciones, te daré consejos, te enseñaré el camino que debes seguir.” Salmos 32:8 (DHH)

CVCLAVOZ
Leer más

REFLEXIÓN: ¿Quién es más valioso?

En esta oportunidad quisiera hacer énfasis en la vida y muerte de Esteban:

Esteban, hombre lleno de la gracia y del poder de Dios, hacía grandes prodigios y señales milagrosas entre el pueblo.” Hechos 6:8 (NVI).

La Biblia nos presenta a Esteban como un hombre de Dios, lleno de su gracia y poder, aquel a quién acudían las personas necesitadas porque realizaba prodigios y milagros; podemos compararlo a la obra que hizo Jesús cuando estaba en la tierra y, de la misma manera, también sufrió una muerte injusta.

 “Al oír esto, rechinando los dientes montaron en cólera contra él. 

Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, fijó la mirada en el cielo y vio la gloria de Dios, y a Jesús de pie a la derecha de Dios. — ¡Veo el cielo abierto —exclamó—, y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios!

Entonces ellos, gritando a voz en cuello, se taparon los oídos y todos a una se abalanzaron sobre él, lo sacaron a empellones fuera de la ciudad y comenzaron a apedrearlo. Los acusadores le encargaron sus mantos a un joven llamado Saulo.

Mientras lo apedreaban, Esteban oraba. —Señor Jesús —decía—, recibe mi espíritu. Luego cayó de rodillas y gritó: — ¡Señor, no les tomes en cuenta este pecado! Cuando hubo dicho esto, murió.” Hechos 7:54-60 (NVI)

Esteban fue acusado con mentiras por algunos líderes religiosos de ese tiempo, y sin recibir un juicio justo fue apedreado por la multitud. Lo increíble en este triste final es que antes de morir Esteban se mostraba fuerte, incluso al igual que nuestro Señor, pidió que esa transgresión contra él no fuera tomada en cuenta por su padre Dios.

Si bien Jesús estaba rodeado de una multitud de personas, recuerda que solamente tenía doce discípulos; esto debido a que son pocos los que realmente aceptan pagar el precio. Para Esteban su vida no era tan importante como cumplir el propósito del Señor ¿Quién es más importante para ti?

Si te has alejado porque dices: “no me valoran, me miran feo o me han tratado mal, me he traslado de casa y ahora vivo lejos, no es cómodo, etc.” entonces estás considerando tu vida más valiosa que el Señor y si fuera el caso estás desobedeciendo el primer mandamiento. Te animo a empezar de nuevo y decidir ser un discípulo de Cristo.

CVCLAVOZ.
Leer más

REFLEXIÓN: De peleas a la unidad

Recuerdo que cuando era pequeña, las peleas con mis hermanas eran constantes,  cualquier cosa provocaba que nos disgustemos; incluso ya de más jóvenes cuando surgían esas diferencias, habían días o semanas en las que no nos dirigíamos la palabra.

Pero esto cambió cuando poco a poco llegamos a conocer a Cristo, algo pasó en nosotras que cuando surgían diferencias, minutos después volvíamos a conversar sin ningún problema. La rabia o el enojo duraba poco, la unidad en nosotras era más fuerte que cualquier altercado. Fue un gran cambio en mi familia, gracias a la transformación que Dios realizó en nosotras.

Lamentablemente, en muchas familias las peleas son tan duraderas e incluso tan fuertes que llegan a atentar contra la vida de sus familiares o se alejan por completo de ellos, desvinculándose físicamente y emocionalmente.

“Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!” Salmos 133:1

La voluntad de Dios es que en los hogares haya unidad, comprensión, perdón y paz, porque dentro de ese vínculo Él se manifiesta; en cambio, cuando hay pelea y división el enemigo gana terreno porque él odia a las familias y quiere destruirlas, por ello siembra discordia, orgullo, envidia, malos entendidos, etc. Busca cortar relaciones para así atacar a los desprotegidos.

Puede ser que en tu hogar haya este tipo de situaciones, pero recordemos que la lucha no es contra nuestra familia sino es espiritual, tu oración por ellos puede hacer la gran diferencia, porque no hay oración que no pueda derribar esos muros de contiendas, envidia y orgullo, y construir puentes de paz, amor y armonía.

Si hay relaciones rotas en tu familia, ora por cada uno de ellos, si hay injusticia dentro de ella, confía en la justicia divina y deja que Dios te defienda. Pelea en oración y serás testigo de la diferencia que habrá en tu hogar.

“Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús, para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.” Romanos 15:5-6 (RVR1960)

CVCLAVOZ
Leer más

REFLEXIÓN: El poder del Espíritu Santo en nuestras vidas

Al crear Dios al ser humano, lo hizo maravillosamente complejo; cada uno fue dotado con habilidades y características que al ser moldeadas nos convierten en mejores personas.

Uno de estos aspectos es el temperamento, el cual heredamos de nuestros padres, por ello, tenemos una combinación de los cuatro temperamentos identificados.

El sanguíneo es conocido por ser extrovertido, cálido, vivaz y cordial, es receptivo, nunca le faltan amigos, suele hablar bastante y dejarse guiar por sus emociones.

El colérico es activo, práctico, autosuficiente, de voluntad recia, es un líder nato y tiene determinación, aunque es extrovertido no tiene muy desarrollado el aspecto emocional.

El melancólico es un perfeccionista, bastante sensible, con tendencia al auto sacrifico, es responsable y fiel, es del tipo introvertido por lo que le cuesta hacer amigos.

Por último, el flemático, suele ser sereno, equilibrado, lento y reticente, tiene un raro sentido del humor, eficiente y aunque procura ser un espectador, disfruta de la compañía de las personas y tiene buen control sobre sus emociones. (*)

Todos ellos florecen bajo la influencia del Espíritu Santo, quien transforma las debilidades inherentes a cada tipo, hasta convertirlas en fortalezas.

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.” Efesios 4:22-24 (RVR1960).

La forma en la que podemos dejar nuestra antigua manera de vivir y renovar nuestra mente, es buscando conocer íntimamente a Dios a través de Su Palabra, consideremos además que el autor es el Espíritu Santo.

“La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales. Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.” Colosenses 3:16-17 (RVR1960).

¿Y cómo sabemos que somos llenos del Espíritu y que es Él quien tiene el control?

Pues basta con ir a Gálatas 5:22-25:

“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.” (RVR1960).

 Seamos obedientes a la Palabra de Dios, conozcámosla y dejemos que el Espíritu nos guíe.

Por Cesia Serna
Leer más

REFLEXIÓN: Ten Calma

Cuentan que en una gran escuela se declaró un incendio. Como es común en esos casos, se produjo una terrible alarma y varios niños se precipitaron unos contra otros, resultando varios de ellos heridos de gravedad.

Pero una niña se quedó sentada en su mesa, muy pálida, de sus ojos brotaban lágrimas; sin embargo supo estar quieta, sin gritar.

Después que pasó el peligro y el orden fue restablecido, le preguntaron por qué no se había levantado.

     – ¡Ah!, respondió, mi padre es bombero y me ha dicho que en tales casos lo mejor que se puede hacer es quedarse quieto hasta que la puerta esté libre de personas que se atropellan o que haya pasado el peligro. Yo he creído sus palabras y por eso me quedé quieta.

En muchas situaciones de peligro, sobre todo cuando se trata de incendios, mucha gente sale corriendo sin respetar las normas de seguridad, ya sea porque no las conocen o porque en temor les hace actuar instintivamente. Pero es en esas avalanchas de gente donde hay más heridos porque por salvar sus vidas pisan a los que se caen, se lastiman por salir antes, etc.

En nuestra vida diaria es igual, muchas de nuestras decisiones son tomadas al calor del momento, guiados por nuestros miedos o por lo que otros dicen. Sin embargo, tenemos las promesas de Dios de nunca abandonarnos, de pelear por nosotros, de proveer para nuestras necesidades, de defendernos, de sanarnos y muchas más.

Creerle a Dios no siempre es sencillo porque nuestra parte humana nos lleva a sacar conclusiones adelantadas, a ver los problemas más grandes de lo que son, a querer actuar y resolver las cosas de acuerdo a nuestro razonamiento. La niña de la historia se quedó sentada, y aunque estaba pálida y lágrimas brotaban de sus ojos, se quedó ahí creyendo en lo que su padre le había dicho.

Dios promete pelear nuestras batallas, darnos la victoria en cualquier circunstancia y no abandonarnos nunca. “Pero Moisés les dijo: —No tengan miedo. Solo quédense quietos y observen cómo el Señor los rescatará hoy. Esos egipcios que ahora ven, jamás volverán a verlos. El Señor mismo peleará por ustedes. Solo quédense tranquilos.” Éxodo 14:13,14 (NTV)

La decisión de creerle a Dios es tuya, puede ser que no sea sencillo quedarse en calma esperando que Dios actúe, pero es la mejor elección porque tienes la victoria asegurada, ¿Le crees a Dios?

¡Ten calma y descansa en Él!

CVCLAVOZ
Leer más

REFLEXIÓN: ¿Eres orgulloso?

“según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él”. Efesios 1:4 RV60

En la vida cotidiana las situaciones difíciles afectan nuestra manera de pensar sobre los demás cuando nos lastiman o fallan, lo que debemos cuestionarnos es si nos volvemos altivos ante esas circunstancias  y si esto nos impide perdonar con facilidad.

Algunos cristianos no descubren su verdadera identidad en Jesucristo y esto se ve en las actitudes que toman ante la multitud de pruebas que afrontan, llegando a cansarse al intentar darles solución a partir de sus propias fuerzas.

A cada momento damos un examen delante de Dios, Él utiliza muchas cosas para cambiar nuestra manera de comportarnos y nos muestra la verdad en su Palabra: sólo seremos libres de orgullo en Su Presencia.

Romanos 12:2 “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

Si eres hijo o hija de Dios deja que Jesucristo haga una obra especial en tu carácter, Él puede librarte del orgullo; no dejes pasar el tiempo, dale lugar al perdón y al Espíritu Santo para que seas renovado y cambie tu modo de pensar.

Por Carlos E. Encinas
Leer más

Rubinsky RBK – Fuego (Prod. Stack / Dinn Donuts)

Leer más

REFLEXIÓN: El es importante para mí

¿Eres responsable en todos tus compromisos? Por ejemplo: Imagina que tienes una entrevista de trabajo, una cita o una reunión con tu docente por las calificaciones que obtuviste, seguramente estarías puntual aunque se te presenten varios obstáculos en el camino porque es algo relevante para ti.

Así sucede con todo lo que nos parece importante o con alguien que es valioso para nosotros, nos esforzamos en invertir tiempo y fuerzas.

La pregunta que quisiera hacerte es ¿Qué tan importante es el Señor en tu vida?

“Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.” Mateo 5:11-12

Los discípulos de Jesús arriesgaban sus vidas al predicar de Cristo, muchas veces eran perseguidos, torturados, encarcelados, golpeados o apedreados, pero ¿Sabes por qué seguían adelante? Para ellos lo principal no era su vida, sino alcanzar el propósito de Dios aunque esto significara morir.

Lamentablemente en este tiempo muchas personas han abandonado al Señor simplemente por algo insignificante, ya sea porque alguien los trató mal, vieron a un cristiano dar mal testimonio, porque el pastor o los líderes no lo saludaron ¿Dónde está el compromiso?

A inicios del año nos comprometemos con Dios para orar, leer la Biblia o ir a la iglesia, pero no dedicamos tiempo ni fuerzas en cumplirlo. Tampoco asumimos responsabilidad en el servicio que realizamos en la iglesia porque no es tan relevante para nosotros; es tan fácil dejar de asistir por el futbol, una película u otro factor más importante para nosotros.

Recuerda que el primer mandamiento del Señor es que Él sea el más importante en tu vida; si no fuera el caso entonces no estás en su voluntad. Te animo a pedir al Señor que cambie tu corazón, que Él sea valioso para ti más que tú vida misma, porque de esta manera vivirás un evangelio genuino.

¿Eres alguien comprometido?

CVCLAVOZ
Leer más

REFLEXIÓN: ¿Indeciso?

En el libro de Jueces podemos encontrar un peculiar relato de un hombre que se consideraba el menor de la casa de su padre y, a su familia, pobre entre las familias de Manasés.

“Y mirándole Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío yo? 15 Entonces le respondió: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre.” Jueces 6:14-15 (RVR1960).

Gedeón no creía tener las suficientes fuerzas para ejecutar la orden que el Señor le dio. Trató de excusarse, pidió varias pruebas, pero finalmente comprendió que no debía luchar con sus fuerzas, sino con las de Dios.

“Jehová le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre.” Jueces 6:16 (RVR1960).

Al estar consciente de que Dios estaría con él, fue utilizado como un instrumento para salvar a su pueblo, logrando una increíble hazaña sobre Madián.

Muchas veces nosotros solemos tener la misma actitud que Gedeón, no sentirse capaz de realizar la tarea encomendada o creer que el ministerio al que uno es llamado le queda muy grande; en nuestra humanidad vemos algunas tareas como imposibles, olvidando que quien nos llamó nos dará también las herramientas y los medios para que podamos alcanzar la meta.

Si tienes dudas o temes fallar en el ministerio al cual fuiste llamado, recurre a Dios, la oración y el estudio de la Biblia serán los principales medios por los cuales recibirás instrucción y también la fortaleza para alcanzar victoria.

“Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir.” Isaías 48:17 (RVR1960).

Por Cesia Serna
Leer más

REFLEXIÓN: ¿Qué es lo que Dios quiere para mí?

Dios ciertamente te ama tal como eres, pero Él quiere algo mucho mejor para ti. Que crezcas en santidad, seas lleno de su Espíritu, lleno de su Palabra y que te apartes del pecado.

“Más ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.” Romanos 6:22 (RVR1960)

“La voluntad de Dios es que sean santos, entonces aléjense de todo pecado sexual.” 1 Tesalonicenses 4:3 (NTV)

Que soportes a tu prójimo y perdones sus ofensas. Que ames a tu hermano como Dios te ama y olvida tus pecados. “Sean comprensivos con las faltas de los demás y perdonen a todo el que los ofenda. Recuerden que el Señor los perdonó a ustedes, así que ustedes deben perdonar a otros.” Colosenses 3:13 (NTV)

Que te niegues a ti mismo, tomes su cruz y le sigas. Así como Jesús lo hizo cuando estuvo en la tierra, enseñando sobre el amor de Dios y acercando a las personas al Padre. Jesús dijo: “Si alguno de ustedes quiere ser mi seguidor, tiene que abandonar su manera egoísta de vivir, tomar su cruz cada día y seguirme.” Lucas 9:23 (NTV)

Esto y muchas otras cosas más es lo que Dios quiere para tu vida. Te animo a seguir descubriendo lo que el Señor desea para ti, para ello debes leer su palabra, obedecerla y aplicarla en tu diario vivir; porque si no, podrías vivir engañado toda tu vida y solamente creer lo que te dicen, sin saber si es verdad.

Jesús le dijo a los saduceos: “El error de ustedes es que no conocen las Escrituras y no conocen el poder de Dios.” Mateo 22:29 (NTV)

No olvides que la evidencia de ser llenos del Espíritu Santo es andar en obediencia a Dios y esto se manifiesta cuando no satisfacemos los deseos de la carne, es decir, cuando crecemos en santidad y andamos en la voluntad de Dios.

“Por tanto, no sean insensatos, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor.” Efesios 5:17 (NVI)

 

CVCLAVOZ
Leer más

REFLEXIÓN: ¿Enamorarse duele?

Como seres humanos hemos experimentado enamorarnos. Muchas veces las personas que podemos creer en el amor a primera vista, terminamos decepcionados cuando de la misma manera, rápida, fácil, nos rompen el corazón.

Entramos en el duelo, nos sentimos terribles, no entendemos por qué, algo que parecía tan mágico, de pronto dejó de funcionar.

Nos cuestionamos. ¿Será que fui demasiado expresiva(o)? ¿Qué pasó? Miles de preguntas nos vienen a la mente y luego nos podemos encerrar y proteger de una futura relación por temor al dolor. Es como que nos metemos en una jaula para protegernos.

Somos muy complicados los seres humanos. Y si, a la mayoría de los hombres, les gusta la “conquista”, a todos los seres humanos, (pareciera que somos un poco masoquistas) nos gusta lo que se nos hace más difícil de lograr. Porque es un reto, porque lograrlo entonces nos da más satisfacción. ¿Será eso lo que sucede cuando una relación comienza muy rápido porque hay química y luego se apaga igual de rápido? Puede ser… Eso es un punto importante. Nos dejamos llevar por “sensaciones”, por la “química” y eso no es constante, eso no es amor, eso no hace una relación.

Por eso siempre recomiendo ser precavidos, ser amigos primero, conocerse bien, compartir tiempo juntos, con otras personas, salir a diferentes actividades acompañados…fijarse el uno en el otro, en su comportamiento y no dejarse llevar por esa “química” que solo nos mete en problemas.

Incluso las parejas de casados, pueden en algún momento sentir una atracción, una “química” hacia otra persona que no es su pareja, pero ahí está la madurez y el discernimiento que nos da Dios para analizar y huir de una simple atracción. Cuando las personas se dejan llevar por esa sensación, es cuando ocurre la infidelidad. Y al igual que cualquier otra relación que comienza con ese tipo de atracción, se termina rápido.

Tenemos que diferenciar la atracción del enamoramiento verdadero. Cuando uno se va conociendo y va admirando y respetándose mutuamente, se va enamorando también más profundamente y la relación es más duradera.

Es importante entender la diferencia entre atracción, química, sensación, enamoramiento y amor. La atracción es muy fácil de darse, pero tomemos las riendas de esas sensaciones y no nos dejemos llevar por ellas. Propongámonos conocer bien a las personas, ver cuáles son sus intenciones, sus planes de vida, cómo son realmente como seres humanos, cuán espirituales son, cuán comprometidos con nuestra religión. Salgamos primero en grupos para evitar tentaciones y conozcámonos bien. Así nos ahorraremos el dolor, que sí, trae el enamoramiento.Y nunca olvidemos no buscar la perfección, porque no somos perfectos y nadie lo es. Debemos enamorarnos de la persona tal cual es, no con la idea de que algo no nos gusta y pensemos que luego los podremos cambiar… no. Si tienen algo con lo que no podemos vivir, démonos cuenta y no sigamos con la relación, pero nunca debemos ir con la idea de cambiar a alguien.

Y también es cierto que luego podremos decir, que lo vivimos, que nos enamoramos como locos,  pero nos va a doler y nos va a dejar heridas que luego vamos a tender a proteger muchas veces excesivamente de otra persona que tal vez se acerque con mejores intenciones.

Pero protegerse es bueno. Debemos cuidar nuestro corazón, cuidar nuestro espíritu y mucho más nuestro cuerpo, que es el templo del Espíritu de Dios y lo debemos cuidar para que ese maravilloso Espíritu nunca nos deje. Démosle las riendas a Dios, pensemos bien antes de actuar, consultemos con Él antes de dejarnos llevar por sensaciones que aunque maravillosas, nos pueden traer consecuencias dolorosas.

 

cvclavoz
Leer más

REFLEXIÓN: ¿Tienes decisiones que tomar?

“…pero no sea como yo quiero, sino como tú.” Mateo 26:39b (RVR1960)

Jesús pronunció estas palabras, en oración, momentos antes de ser prendido para posteriormente ser crucificado. Con Su ejemplo enseña que cuando enfrentamos circunstancias decisivas para nuestras vidas, debemos buscar dirección de Dios postrados en oración.

Quienes pasaron situaciones similares, concordarán conmigo en que no es sencillo anteponer la voluntad de Dios a la nuestra, es difícil ceder el control y aceptar situaciones que no comprendemos o que son dolorosas. Sin embargo, es sin duda, la mejor decisión que podamos tomar, porque el Señor nos bendice a pesar y a través de estas situaciones. Además, nos da paz y fortaleza.

Podemos ver Su mano obrar en cada momento difícil vivido, cuidando, sosteniendo y refugiándonos, por Su fiel amor.
¿Tienes decisiones que tomar? Acude a Él y permite que te muestre el camino a tomar, busca en la Biblia, encontrarás lineamientos y mandatos que sirven de guía.

“Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos.” Salmos 32:8 (RVR1960).

“Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra”. 2 Timoteo 3:16-17 (NVI).

Si como Jesús buscamos al Padre en todo momento y no sólo en situaciones complicadas, la relación resultante de esa búsqueda nos prepara y fortalece para que podamos hacer frente a lo que venga, porque sabemos que es Él quien nos sostiene.

Por Cesia Serna
Leer más

REFLEXIÓN: Cuando Dios cambia tus planes

Un granjero, al ver que un pájaro estaba tratando de construir su nido en un montón de maleza formada por ramas secas que se habían cortado de unos árboles, se acercó allí y deshizo la obra que tanto trabajo le había costado a la pequeña ave. Al día siguiente, ésta ya estaba reanudando de nuevo su tarea pero con el mismo resultado, pues también esta vez el granjero destruyó el nido.

Por tercera vez el pájaro empezó a construir su nido, ahora en el alero del tejado junto a la venta de la cocina. El granjero lo miró y sonriéndose, lo dejó  continuar con su tarea.

Días después el fuego destruía el montón de ramitas donde por dos veces el pájaro había intentado poner su nido, pues era sólo un haz de leña para quemar.

Cuando emprendemos nuevos planes y proyectos, lo hacemos con mucho entusiasmo y ponemos nuestro mejor esfuerzo seguros de que Dios no bendecirá; pero de repente llega algo que destruye lo que habíamos iniciado. Volvemos a comenzar nuestra tarea y pasa otra cosa más que nos impide cumplir nuestros planes.

En muchas ocasiones la gente se da por vencida la primera o  la segunda vez que trata de hacer algo,  o sigue intentando pero sin cambiar nada y culpan a Dios o se decepcionan de Él porque las cosas no les salen bien, sin darse cuenta que Dios los está guardando de algo que podría destruirlos.

“Mis pensamientos no se parecen en nada a sus pensamientos —dice el Señor—.   Y mis caminos están muy por encima de lo que pudieran imaginarse. Pues así como los cielos están más altos que la tierra,   así mis caminos están más altos que sus caminos y mis pensamientos, más altos que sus pensamientos”. Isaías 55:8,9 (NTV)

Es muy bueno tratar de superarse y emprender cosas pero nuestros planes deben ser consultados con Dios en oración, pidiéndole sabiduría para poder tener éxito en lo que hagamos.

Consulta con Dios todos tus planes, ora  y cuando una dificultad se presente, pregúntale cuál es su voluntad, pide su guía para que todo lo que hagas prospere y no te encapriches en una sola cosa, si no se da es porque Dios puede estar guardándote de algo que tú no llegas a ver.

No te enojes cuando Dios cambie tus planes y por el contrario agradece y confía, porque podrías estar encaminándote a la ruina sin darte cuenta.

CVCLAVOZ.
Leer más