“Algunos evangélicos complacen la cultura”- John MacArthur

“Estoy convencido de que los motivos dominantes son pragmáticos”, dijo Jhon MacArthur mientras señalaba que la iglesia no puede medirse por valores seculares.

Después de presentar críticas por calificar el movimiento de justicia social como una amenaza para el Evangelio, el pastor John MacArthur afirmó además que abrazar el movimiento refleja una iglesia “completamente atrapada en los esfuerzos por complacer a la cultura”.

“La justicia social (en el uso mundial de ese término) implica ideas políticas que se consideran sofisticadas, políticas de identidad, teoría racial crítica, la redistribución de la riqueza y otras políticas radicales o socialistas.

Esas ideas se popularizaron y propagaron por primera vez en la academia secular, donde ahora se consideran como sabiduría recibida y se han convertido en una parte dominante de la cultura popular. Los evangélicos que persiguen la cultura son rezagados del partido de quieres defienden la “justicia social”, escribió MacArthur en una nueva publicación en su sitio web del Ministerio Grace to You.

MacArthur, quien es líder de Grace community Church de Sun Valley, Califormia, y presidente de The Master’s College And Seminary, comenzó a abordar la noción de “justicia social” en una serie de dos semanas a principios de este mes.

En su publicación del miércoles, MacArthur dijo que se ve obligado a defender el Evangelio porque “los evangélicos como grupo han demostrado una inquietante disposición a comprometer u ofuscar innecesariamente todo tipo de cuestiones donde las Escrituras han hablado de manera clara y sin ambigüedades”.

Luego mencionó varios temas candentes en la cultura, como el papel de las mujeres en el ministerio y la adopción de estilos de vidas sexuales alternativos fuera del matrimonio bíblico.

“Por ejemplo, a pesar de la claridad de 1 Timoteo 2:12 (‘No permito que una mujer enseñe o ejerza autoridad sobre un hombre’), los principales evangélicos han estado debatiendo durante varios años si las mujeres califican para ser ancianas o pastoras. Muchos capitulan a las preferencias culturales en lugar de someterse al a autoridad bíblica en esto y otros temas similares. Algunos han tratado de redefinir el papel y el funcionamiento adecuado a la familia. Otros parece que prefieren simplemente ignorar lo que dice la Bilbia sobre el divorcio y segundas nupcias”, explicó MacArthur.

Luego agregó que es debido a los compromisos culturales que algunos grupos de evangélicos tienen un momento tan difícil para honrar las Escrituras.

“Es el siguiente paso lógico para una iglesia que está completamente atrapada en los esfuerzos por complacer a la cultura. Durante décadas, la noción popular ha sido que si la iglesia iba a alcanzar la cultura primero tenía que conectarse con el estilo y los métodos del pop secular, cultura o modas académicas. Con ese fin, la iglesia rindió sus formas históricas de adoración”. escribió MacArthur.

“En muchos casos, todo lo que alguna vez, constituyó un servicio de adoración tradicional despareció por completo, dando paso a los formatos de conciertos de rock y tomo lo demás que la iglesia podría tomar prestado de la industria del entretenimiento”.

“Ansiando la aceptación en una cultura más amplia, la iglesia copió descuidadamente las preferencia de estilo del mundo y las modas pasajeras”, agregó. “…en este momento hay una campaña floreciente para reconsiderar y abandonar la postura histórica de la iglesia sobre cuestiones LGBT bajo el lema de ‘justicia social'”.

MacArthur también destacó otros temas como el “abrazo de  la psicoterapia” de la iglesia como un alojamiento del os principios protestantes por los evangélicos que no quieren parecer “poco sofisticados”.

“Estoy convencido de que los motivos dominantes son pragmáticos”, dijo mientras señalaba que  la iglesia no puede medirse por valores seculares.

“En el ministerio, el éxito no puede medirse numéricamente o según la opinión popular. Se requiere de los mayordomos que se les encuentren fieles” (1 Corintios 4:2), no “famosos”, “de moda”. Si las cifras de asistencia son el indicador de eficacia de alguien, literalmente no hay fin para los esquemas locos que esa persona tratará de legitimar, siempre y cuando los planes tengan éxito en atraer multitudes apreciativas. Esa idea ha estado inyectando veneno directamente en la corriente principal evangélica durante décadas”, señaló MacArthur.

Mientras que la crítica de MacArthur al movimiento de justicia social ha sido alabada por algunos como por algunos como el pastor Mike Riccardi de Grace Community Church, por su tenacidad en competir por normas bíblicas. Otros como Anthony Bradley, presidente del programa de estudios religiosos y teológicos y profesor asociado de estudios religiosos en King’s College en la ciudad de Nueva York, han descartado el análisis de MacArthur.

“Esto de John MacArthur se enfrenta a las plantas en una pila ideológica de basura conservadora. Si el evangelicalismo va a tener un futuro que refleje las enseñanzas de la Bilbia, casi todo sobre esta publicación debe estar en su pasado. Terrible”, argumentó Bradley en un tweet contra MacArthur.

El pastor John MacArthur durante la conferencia de Pastores celebrada a principios de este mes que la conferencia del próximo año incluirá una cumbre sobre inerrancia bíblica.

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.